La diabetes es una enfermedad crónica que necesita unos cuidados exhaustivos todos los días, en los que, de una manera u otra, se me implicado el entorno más cercano del paciente. Cuando debutamos en la enfermedad, el cambio que se produce en nuestro estilo de vida es enorme, por ello, siempre es necesario contar con el apoyo de las personas que nos rodean para que podamos asumir más rápidamente que somos diabéticos y así empezar cuanto antes a gestionar la enfermedad.

No os perdáis estos consejos. ¡Atentos!

Pasos previos

Antes de comenzar a dar apoyo psicológico a un paciente con diabetes, es necesario observar cuál ha sido su reacción, tras las palabras del médico comunicándole que ha debutado en la enfermedad. Como supondrás, cada persona reacciona de una manera y, hasta que nos adaptamos, la cascada de sentimientos y emociones es enorme.
Ahora, te estarás preguntando: ¿qué tipos de reacciones hay?, para acabar con tus dudas, te cuento los más habituales.

No aceptación de la enfermedad

Posiblemente, es la más común. Cuando a un debutante, le comunican que es diabético, la primera reacción es negar la existencia de la enfermedad y cree que es una equivocación del médico En este último caso, si crees que el especialista se ha confundido, puedes pedir una segunda valoración a otro endocrino para confirmarlo, como puedes suponer, los resultados seguro que son los mismos, porque las posibilidades de dar una prescripción errónea son muy bajas.

¡Desde el momento en el que te lo comuniquen, acéptalo y empieza a gestionar la enfermedad!

Tristeza y estado de ánimo bajo

Una de las primeras sensaciones que el diabético tiene es la tristeza, tanto es así que la depresión y la diabetes son dos problemas que van de la mano. En algunas ocasiones surge nada más debutar en la enfermedad, en otras, está aparece tiempo después, motivada por todos los cuidados que hay que prestarle a la enfermedad.

Buena disposición

No solo son malas reacciones, también hay personas que responden de una manera positiva a la enfermedad. Aunque no es la mejor noticia que podían recibir, la aceptan, y comienzan a seguir el tratamiento impuesto por el endócrino. Es la mejor forma de actuar, ya que se empieza a gestionar la enfermedad desde el minuto uno, y se evita que esta derive en otras complicaciones mucho más graves.

Apoyo psicológico

Aunque a veces no sabemos apreciarlo, la mayor ayuda que puede recibir un diabético, sea debutante o no, es el apoyo psicológico del entorno cercano al paciente. La ayuda de los amigos y familiares le ayudaran a aceptar rápidamente la enfermedad y le acompañarán para que la gestión de la diabetes sea más sencilla.
Con cinco consejos, seguro que puedes ayudar a una persona de tu entorno y hacerle las cosas mucho más fáciles.

1 Ayúdale a aceptar la enfermedad

Si la persona diabética ha recibido la enfermedad como un jarro de agua fría y su reacción no ha sido todo lo positiva que podía ser, debéis actuar para cambiar esa situación. El empezará a asumir la diabetes cuando vea el apoyo de su entorno y descubra que, aunque la adaptación a nuevo estilo de vida va a suponer un gran cambio, no va a estar solo y va a tener la ayuda y el consejo de sus familiares y amigos. Como he contado, esta ayuda es básica para que empiece a gestionar rápidamente la diabetes.

2 Trátalo con normalidad

Muy relacionado con el punto anterior, aunque tienes que prestarle toda la atención que requiera, no te pases. Si muestras una preocupación constante, él se agobiará porque verá que no puede valerse por si mismo y provocará el efecto contrario. Por ello, aunque estés pendiente, continuar misma vida de antes porque, recuerda, las limitaciones las ponemos nosotros, no la enfermedad.

3 Adapta la comida

Uno de los cambios más grandes, es adaptar la comida a enfermedad, para poder llevar un adecuado conteo de los hidratos de carbono. Si vivís juntos, estaría bien que adaptes tu comida a él y que no detecte que es diferente. En caso de que no habitéis bajo el mismo techo, cuando salgáis a comer, puedes pedirte platos que él también pueda comer y, así, evitas que se le despierte la sensación de envidia.

4 Aprende a gestionar un descontrol de azúcar

Uno de los principales miedos de un debutante en diabetes, es saber o no ponerle remedio a un descontrol de los niveles de glucosa en el organismo. Otro apoyo psicológico interesante puede ser aprender a gestionarlos, para que en caso de que ocurra, él no se sienta solo, principalmente, durante los primeros meses.

5 Actitud positiva

Por último, la actitud influye mucho en la evolución de la diabetes en un paciente Si está rodeado de gente que le transmite positivismo, se adaptará rápidamente a su nueva forma de vida, y no detectará ninguna diferencia con el resto de sus acompañantes.