Ante la aparición de la diabetes, el primer medicamento que asociamos con ella es la administración de insulina. Y es que ésta, nos ayuda a reducir y mantener los niveles de azúcar en el organismo.

Lo cierto es que más allá de la insulina, existen otros medicamentos que van a permitir al cuerpo usar el azúcar de los alimentos correctamente. Como ya sabes, hay dos tipos de diabetes: diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. En función de cuál sea tu tipo de diabetes el tratamiento será uno u otro.

En el caso de la diabetes tipo 1 son la insulina y otros medicamentos inyectables los normalmente empleados pero, ¿qué pasa con la diabetes tipo 2?

En el artículo de hoy de QUO Health descubrirás qué tipos de pastillas para la diabetes se suelen recetar para aquellos pacientes de tipo 2.

Pastillas para la diabetes: ¿cuáles has de tener en cuenta?

En el caso de los diabéticos tipo 2, no sería raro tener que administrarse la insulina como tratamiento para mantener nuestros niveles de azúcar en sangre correctos. Sin embargo, en su gran mayoría son los tratamientos de administración oral los que cobran un mayor protagonismo. Es decir, las pastillas para la diabetes.

Atención Aunque será nuestro médico quien recete las pastillas para la diabetes que tenemos que tomar en cada caso, los diferentes tipos existentes son:

Inhibidores de la alfa-glucosidasa

Más conocidos como la acarbosa o el miglitol, estas pastillas para la diabetes tipo 2 se encargan de favorecer la descomposición de aquellos alimentos ricos en almidones y azúcares.

El hecho de tomar estos medicamentos potenciará la reducción de los niveles de glucosa en sangre de nuestro organismo.

Para garantizar el mejor efecto del medicamento, ha de tomarse antes de las comidas.

Biguanidas

Más conocidas como metforminas, estas pastillas para la diabetes ayudan a reducir los niveles de azúcar en sangre producidos por el hígado.

Con el consumo de las biguanidas disminuyen las cantidades de glucosa absorbida por los intestinos, tus músculos absorben con mayor facilidad la insulina, y tu cuerpo es más sensible a la propia insulina.

También se puede tomar la metformina sin ser diabético, pero en estos casos los efectos serán diferentes.

Inhibidores DPP-4

Los inhibidores DPP-4 son pastillas para la diabetes que se encargan de ayudar al organismo con la producción de la insulina.

La función de los inhibidores de DPP-4 es reducir la glucosa en sangre, pero sin llegar a causarnos hipoglucemia, es decir niveles de azúcar en sangre bajos.

Algunos de los inhibidores DPP-4 más comunes para la producción de insulina en el páncreas son:

  • Sitagliptina.
  • Saxagliptina.
  • Linagliptina.

pastillas

Miméticos de incretinas

Con la ingesta de estas pastillas para la diabetes tipo 2, conseguirás aumentar el crecimiento de células B, a la vez que lo haces con la cantidad de insulina que usa tu organismo.

Estos medicamentos se encargan de saciar el apetito y disminuir las cantidades de glucagón que utiliza tu cuerpo.

Asimismo, reducen el vaciado del estómago.

Meglitinidas

No son pastillas aptas para todos los diabéticos, por lo que solo podrás tomarlas bajo prescripción médica.

Las meglitinidas son un medicamento que permiten la liberación de la insulina. Aún así, has de tener en cuenta su reacción, ya que pueden reducir en exceso los niveles de azúcar en sangre.

Sulfonilureas

Este medicamento antidiabético es uno de los primeros que se empleó para la administración oral en pacientes con diabetes tipo 2.

Estas pastillas para la diabetes se encargan de estimular el páncreas para conseguir que el organismo sea capaz de producir una mayor cantidad de insulina.

Las sulfonilureas se clasifican en tres categorías:

  • Primera generación.
  • Segunda generación.
  • Tercera generación.

Tiazolidinedionas

Se encargan de disminuir el azúcar que se acumula en el hígado. Además, también se encarga de ayudar a las propias células grasas a emplear de la forma correcta la insulina.

La toma de estas pastillas para la diabetes debe estar controlada por un médico, dado que no solo aportan efectos positivos para los diabéticos tipo 2. Con el consumo de las tiazolidinedionas se aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Otras pastillas para la diabetes

Más allá de las pastillas específicas previamente mencionadas, es posible que, tanto diabéticos tipo 1 como tipo 2 tengan que recurrir a otro tipo de medicamentos para tratar otro tipo de afecciones comunes durante la diabetes:

  • Medicamentos para combatir la presión alta.
  • Medicamentos para combatir el colesterol alto.
  • Medicamento para la salud del corazón.

Ahora que ya conoces los diferentes tipos de pastillas para la diabetes y sus funciones, será tu médico quien te las recete, en función de cuáles sean tus características como diabético.

Para favorecer un estado de salud general positivo, descargarte la aplicación de gluQUO es el perfecto complemento para tu medicación. Y es que con esta app podrás controlar todo lo relacionado con la diabetes desde cualquier dispositivo móvil (niveles de glucosa, alimentación, actividad física…)

¿A qué estás esperando para descargarla?