La medicación, junto con una dieta saludable y el ejercicio diario, son los tres pilares sobre los que debemos basar el tratamiento de nuestra diabetes.

Cuando somos diabéticos, los más probable es que nuestro médico nos recete una serie de medicamentos para la diabetes con el objetivo de reducir los niveles de azúcar en sangre y paliar los síntomas de la enfermedad.

Es posible, que al recetarnos los medicamentos para la diabetes los desconozcamos o no sepamos su verdadera aplicación. Por eso, en el post de hoy, hablamos sobre los diferentes tipos que existen, así como los efectos que tienen en nuestro organismo.

Tabla de medicamentos para la diabetes

Es importante que, antes de elegir algunos de los medicamentos para la diabetes, haya sido tu médico quien previamente te lo haya recetado. Y es que los medicamentos variarán en función de:

A continuación, se muestra la tabla de medicamentos para la diabetes que existen para que, en caso de ser recetados, conozcamos cuál es la función y su forma de consumo.

Insulina

Dentro de los medicamentos para la diabetes, el más utilizado es la insulina.
Tanto para la diabetes tipo 1, como para la diabetes tipo 2.
Para administrarse la insulina, se procederá con la inyección de ésta. Ten en cuenta que, cuando somos diabéticos, el cuerpo no es capaz de generar la insulina necesaria o ser capaz de asimilarla. Por lo tanto, la administración de este medicamento para la diabetes tiene como objetivo cumplir estas funciones de manera artificial.

Existen diferentes tipos de insulina que se administrarán en función de nuestro tipo de diabetes. Éstos son los siguientes:

  • Insulina de acción corta
  • Insulina de acción rápida
  • Insulina de acción intermedia
  • Insulina de acción prolongada

Debes saber que se puede proceder a la combinación de insulinas en caso de que sea necesario.

Inhibidores de alfa-glucosidasa

Se trata de medicamentos para la diabetes tipo 2. Éstos se encargan de ayudar al organismo a descomponer aquellos alimentos que ingerimos y que contienen altos niveles de almidón y azúcar. Por tanto, como consecuencia directa, disminuyen los niveles de azúcar en sangre.
Se consume de **forma oral y, si queremos conseguir un mayor efecto, se recomienda tomar antes de las comidas.

Biguanidas

Las biguanidas son un tipo de medicamentos para diabéticos que se ingiere de forma oral. Cuando tomamos este medicamento para la diabetes mellitus, se reducen las cantidades de azúcar que el hígado se encarga de producir.
Otra de las funciones de las biguanidas es reducir la glucosa que los intestinos absorben. De manera que el organismo se hace más sensible a la insulina y el músculo absorbe el azúcar con mayor facilidad.
A la hora de tomar este medicamento, la metformina es la biguanida más común.

Inhibidores de DPP-4

Este tipo de medicamentos para la diabetes nos permite que el organismo continúe con su producción de insulina. Además, el funcionamiento de los inhibidores de DPP-4 permite reducir los niveles de glucosa en sangre sin que genere hipoglucemia.
Otro aspecto a tener en cuenta de estos medicamentos, es que también ayudan al páncreas a generar insulina.

Péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1)

Se trata de un medicamento para la diabetes similar a las Increntinas. Lo que aporta a nuestro organismo es la posibilidad de aumentar el crecimiento de las células B, así como la cantidad de insulina que nuestro cuerpo es capaz de emplear.
Si consumimos el péptido similar al glucagón tipo 1, disminuirán tanto las cantidades de glucagón de nuestro cuerpo como el hambre.

Meglitinida

La ingesta oral de un medicamento para la diabetes tipo 2, como es la meglitinida, tendrá consecuencias directas sobre la liberación de insulina del organismo.
Has de tener en cuenta, que el consumo de meglitinida también podría reducir los niveles de glucosa en sangre en exceso. Por lo que no son aptas para todos los diabéticos. En estos casos, un especialista deberá determinar si podemos o no tomar este tipo de medicamentos para la diabetes.

Sulfonilurea

La sulfonilurea es otro de los medicamentos para diabéticos tipo 2 que pueden recetarnos. Se trata de uno de los medicamentos más antiguos que se emplean en la diabetes.
Su función es estimular al páncreas gracias a las células beta. Como consecuencia, el organismo será capaz de generar más insulina.

Tiazolidinediona

El último de los medicamentos para la diabetes es la tiazolidinedionas, que se encarga de que las personas con diabetes tipo 2 podamos disminuir el nivel de glucosa que hay en su hígado. Pero no solo eso, ya que también ayuda a las células grasas a emplear correctamente la insulina.

Si tu médico te receta este tipo de tratamiento, has de saber que, en contrapartida, habrá que controlar el ritmo cardíaco. Y, ahora que ya conoces los medicamentos para la diabetes que existen, toma nota de sus funciones por si en algún momento necesitas recurrir a ellos.