¿Cómo afecta la diabetes al sistema circulatorio?

El control correcto de nuestra diabetes es fundamental para evitar complicaciones derivadas de la enfermedad. Una gestión errónea de nuestros niveles de azúcar en sangre puede desembocar en dolencias mucho más graves. Uno de los problemas más comunes de los diabéticos son las complicaciones relacionadas con el sistema circulatorio. En concreto, los diabéticos tenemos más posibilidades de sufrir afección coronaria que cualquier otra persona; el riesgo cardiovascular es igual que el que tiene un paciente que ha sufrido un infarto.

¿Cómo afecta la diabetes al sistema circulatorio?

El exceso de azúcar en la sangre, provocado por una mala gestión de nuestra diabetes, va afectando progresivamente a los vasos sanguíneos, lo que lesiona, con el paso del tiempo, las paredes de nuestras arterias. Por este motivo, al estar dañadas, el colesterol se deposita en los conductos y acelera el proceso de arterioesclerosis. Una de las complicaciones de la diabetes provoca que los vasos sanguíneos se vayan estrechando poco a poco y que el flujo de sangre disminuya, lo que deriva a otras enfermedades mucho más graves.

¿Qué consecuencias tiene la arterioesclerosis?

La arterioesclerosis es el comienzo de otras muchas dolencias. Si gestionamos adecuadamente nuestra diabetes, prevenimos que el colesterol se quede alojado en las paredes de nuestras arterias. En el caso, de que no controlemos nuestra glucosa, tendremos una alta probabilidad de poder sufrir dolencias cardiovasculares como una angina de pecho, un infarto agudo de miocardio o una muerte cardiaca súbita. La gravedad siempre dependerá de los niveles de glucemia, es decir, de la concentración de glucosa en la sangre.

Además, el exceso de azúcar en nuestros vasos sanguíneos favorece las inflamaciones, lo que incrementa el riesgo de que se formen coágulos, que elevan el riesgo de sufrir una enfermedad cerebrovascular, afectando a las arterias periféricas. De la misma manera, si nuestra diabetes está acompañada de otros factores de riego, como la obesidad, el sobrepeso, la tensión alta o el exceso de colesterol, se eleva considerablemente el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular.

¿Cómo afecta a las zonas periféricas?

El exceso de azúcar en sangre, aparte de reducir el flujo sanguíneo, afecta al sistema nervioso de nuestro cuerpo, es decir, una neuropatía diabética. Ambas dolencias, reducen la sensibilidad y la circulación sanguínea en zonas periféricas de nuestro esqueleto, como por ejemplo en los pies y las manos. Estos problemas, si no nos cuidamos, pueden provocan que cualquier corte o herida que nos hagamos termine desembocando en una úlcera, o lo que es peor, un cuadro de pie diabético. ¿Cómo podemos notarlo? En caso de que sintamos menos sensibilidad en las zonas periféricas o exista hormigueo o adormecimiento en la zona, tenemos que extremar los cuidados para que el problema no vaya a más y, por supuesto, consultar con el médico.

¿Se puede prevenir?

¡Claro que sí! Si mantenemos los niveles de glucosa en sangre bajos podemos prevenir las complicaciones de la diabetes, como por ejemplo en nuestro sistema circulatorio. Para ello, es fundamental que gestionemos correctamente la diabetes. Controlar nuestros niveles de glucosa en sangre, seguir el tratamiento médico adecuado, tener regularidad con la medicación o realizar el conteo de los carbohidratos es fundamental para evitar padecer dolencias más graves derivadas de nuestra enfermedad.

Alimentación y deporte

Para prevenir los problemas cardiacos y circulatorio no solo tenemos que gestionar adecuadamente nuestra enfermedad, también tenemos que comer de una forma correcta, seguir una dieta saludable y practicar ejercicio frecuentemente. A la hora de comer, debemos consumir los alimentos bajos en carbohidratos y comer productos como verduras y frutas. ¿no te pierdas nuestra lista de alimentos para diabéticos!

Además, el colesterol favorece la aparición de problemas cardiacos, por ello, si nos alimentamos con pocas grasas no saludables, aparte de reducir nuestro peso, estaremos contribuyendo a que el colesterol no se quede en nuestras arterias.

La práctica de actividades deportivas nos ayuda a controlar nuestros niveles de azúcar en sangre. Cuanto más ejercicio realicemos, nuestra diabetes mejorará poco a poco. Ya sabes, tener una vida sedentaria no es bueno para nadie, pero para nosotros es aún peor.

Tu smartphone te ayuda

Si te preguntas cómo afecta la diabetes al sistema circulatorio y quieres controlar de una manera rápida y sencilla tu diabetes, te aconsejo que empieces a usar la app para la diabetes gluQUO. Con esta aplicación, podrás realizar un seguimiento de tus glucemias, actividad deportiva, número de carbohidratos o comidas. De esta forma, tendrás la enfermedad totalmente controlada y tu diabetes evolucionará. ¡Descárgatela!

]]>


Entradas destacadas
Post recientes
Categorias
Instagram
Facebook