Cómo detectar los síntomas de la diabetes en niños

Más de 29.000 menores de 15 años están diagnosticados como diabéticos en España y más de 1.000 casos se detectan cada año, según un análisis publicado por la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE). Son muchos los niños que conviven desde muy pequeños con la diabetes infantil, o tipo 1, aquella que necesita inyecciones de insulina por la falta o ausencia de esta hormona producida por el páncreas. Detectar la enfermedad a tiempo favorece enormemente la vida, y la manera de vivirla, de los más pequeños. Hoy hablamos sobre los síntomas de la diabetes en niños.

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la diabetes en niños?

En algunas ocasiones, los síntomas de la diabetes son una constante en nuestra vida, pero al no afectarnos en nuestro día a día, no les damos la importancia que se merecen. Si se detecta a tiempo, la enfermedad se puede gestionar a tiempo reduciendo las posibilidades de poder padecer una dolencia mucho más grave.

Orina frecuente

Si ves que tu hijo acude constantemente al baño y hace sus micciones con un gran volumen de orina, puede significar que tu hijo está sufriendo algún trastorno. Asimismo, si este hecho se produce por las noches y, en ocasiones, moja la cama, cuando ya llevaba tiempo sin hacerlo, pueden existir altas posibilidades de que tu hijo padezca diabetes. Para comprobarlo, pide cita en el médico de cabecera para que haga las pruebas pertinentes y, en caso de sufrir alguna dolencia, él será el que lo derive a un especialista.

Mucha sed

Como los riñones tienen que trabajar en exceso para eliminar el azúcar que queda diluido en la sangre, el cuerpo del niño está perdiendo constantemente líquidos, junto con la glucosa. Al ocurrir esta situación, el organismo se deshidrata y la sensación de sed es contante, ya que el cuerpo tiene que reponer toda el agua que pierde en cada micción.

Sensación continua de hambre

El cuerpo, para poder realizar todas sus funciones, necesita energía. La diabetes infantil o tipo 1 no permite que las células puedan absorber el azúcar existente en el torrente sanguíneo para transformarlo en energía, por la falta o inacción de la hormona que fabrica el páncreas. Al no contar el organismo con energía, el cerebro envía señales para solucionar este trastorno, y al no poder realizar la transformación, la sensación de hambre es continua. Si ves que a tu hijo le ocurre, puede estar sufriendo uno de los síntomas de la diabetes en niños.

Excesiva pérdida de peso en poco tiempo

Si tu pequeño está sufriendo de diabetes, la continua sensación de hambre no hará que el peso de tu hijo aumente, todo lo contrario, los kilos se reducirán precipitadamente sin ningún motivo aparente. Hay que prestar mucha atención a este punto, ya que es uno de los síntomas de la diabetes para niños más claros.

Cansancio

La falta de energía no solo afecta a las funciones del organismo, también perjudica en el día a día del crío. Al no absorber el azúcar, nuestro organismo no está dotado de energía y las actividades diarias se hacen muy pesadas. Además, al estar nuestros riñones trabajando constantemente, para eliminar la glucosa presente en el torrente sanguíneo, el cuerpo está en funcionamiento continuamente, lo que provoca que la sensación de cansancio y fatiga sea mayor.

Situación de irritabilidad

Si has notado que el niño está muy irritable, se enfada por todo y cambia repentinamente de humor, puedes estar observando otro de los síntomas de la diabetes en niños. Para confirmar si sufre o no la enfermedad, es conveniente que acudas al médico de familia para que evalúe la situación y tome las medidas necesarias.

Cambios en la visión

Si no se conoce que el niño padece diabetes, o no se gestiona adecuadamente la enfermedad, el exceso de glucosa en sangre por un tiempo prologando acaba afectando a la capacidad visual, causado, principalmente, por un edema en el cristalino. Si a esta situación no se le pone remedio, el trastorno con el azúcar puede acabar afectando a la retina, lo que aumenta las posibilidades de sufrir una ceguera o un problema crónico de visión.

¡Cuidado con las heridas!

Si has observado que tu hijo se hace una herida y tarda mucho tiempo en curarse o cicatrizar, es recomendable que enciendas todas las alertas porque puede estar sufriendo uno de los síntomas de la diabetes en niños. Una cantidad elevada de azúcar en sangre afecta a los vasos sanguíneos y cualquier corte o pequeña lesión puede desembocar en un trastorno mucho más grave, como una úlcera.

Visita siempre al médico

Si has notado que tu hijo tiene uno o varios de estos síntomas, lo mejor que puedes hacer es visitar al médico de cabecera. Él valorará estos trastornos y los analizará para conocer qué tipo de dolencia se está sufriendo.

]]>


Entradas destacadas
Post recientes
Categorias
Instagram
Facebook