En el día a día de todo diabético existen los descontroles de azúcar. Igual que podemos sufrir una hipoglucemia por una bajada de los niveles de azúcar en sangre, podemos vivir una subida de nuestra glucosa. Si eso ocurre, estamos ante una hiperglucemia ¿Qué hay que hacer para controlarla? Toma nota, porque te lo contamos.

¿Qué es una hiperglucemia?

Una hiperglucemia no es más que un aumento excesivo de la cantidad de glucosa en sangre. Cualquier diabético, tratado con insulina o con antidiabéticos orales o dieta, puede sufrir una hiperglucemia.

Si tomamos alimentos con alto contenido de azúcar, nos olvidamos alguna dosis de nuestro tratamiento, o tenemos una infección leve como gripe o un resfriado; la insulina podría ser insuficiente para mantener nuestros niveles de glucosa en sangre dentro de lo normal.

Igual que una hipoglucemia puede ser un riesgo grave, una hiperglucemia puede convertirse en un problema serio. Especialmente si no se trata rápidamente y los altos niveles de azúcar en sangre perduran en el tiempo.

Síntomas

¿Qué se puede sentir cuando se está teniendo una hiperglucemia? Cuando nuestros niveles de azúcar en sangre son demasiado altos, es habitual sentir dolor de cabeza y adormecimiento, mucha sed y ganas de orinar con frecuencia. Si estos síntomas están acompañados de una medida alta en tu glucómetro, está claro: estás teniendo una hiperglucemia. Mucho cuidado, porque si empiezas a tener vómitos, náuseas, visión borrosa y mareos estás ante una hiperglucemia fuerte para la que necesitarás atención médica, especialmente si presentar cetosis en orina.

Es una hiperglucemia ¿qué hago?

Tenemos que empezar por beber líquidos sin hidratos de carbono, lo mejor es beber agua en abundancia para evitar la deshidratación. Aunque no tengas demasiada sed, hidrátate. Además, es posible que necesites una dosis extra de tu medicación (insulina o antidiabéticos orales), pero lo mejor es que sigas las pautas que te ha dado el médico sobre cómo actuar ante una hiperglucemia y atender a sus recomendaciones. Si sabes que vas a hacer deporte no debes administrarte más insulina ni antidiabéticos hasta al menos dos horas después de acabar la sesión de entrenamiento, puesto que, como sabemos, podemos sufrir hipoglucemias si combinamos ambas cosas.

Si tus medidas de glucosa en sangre son altas y superan los 250mg/dl o 300mg/dl y sufres náuseas y dolor abdominal de manera habitual, debes comprobar si hay cetonas en tu orina. ¿Qué significa esto? Que tu cuerpo está usando grasa como fuente de energía en vez de usar glucosa, debido a que no hay suficiente insulina para usar la glucosa como fuente de energía. Tú mismo puedes hacerte la prueba utilizando las tiras reactivas para cetonas que puedes encontrar en la farmacia y siguiendo las instrucciones del farmacéutico.
Si tienes una cantidad mínima de cetonas puede indicar que están comenzando a acumularse, por lo que debes repetir la prueba en unas horas para controlar la evolución. En cambio, una cantidad moderada o alta, es una señal de riesgo que debe ponernos en alerta, de hecho, debes acudir rápidamente a un médico, estás en peligro.

Si es un niño diabético el que está sufriendo una hiperglucemia y no está con sus padres, debemos avisarlos rápidamente o contactar con un médico. En el colegio, en una excursión o en un cumpleaños.

Prevenir hiperglucemias

La mejor forma que tenemos los diabéticos de evitar sufrir una hiperglucemia es llevar un exhaustivo control de la diabetes.

No olvides que debes practicar ejercicio físico, porque te ayudará a controlar nos niveles de azúcar en sangre. Además, si sigues una dieta saludable y tomas alimentos recomendados para diabéticos, evitar las hiperglucemias será más fácil.
Es muy importante que sigas un buen control de tu diabetes y sepas, en todo momento, su evolución. ¿Cómo conseguirlo? Con gluQUO puedes llevar siempre actualizado tu diario de glucemias y de carbohidratos. Desde tu Smartphone y de una forma rápida e intuitiva podrás registrar en la app todos los datos relativos a tu diabetes. Además, puedes crear informes que ayudarán a que tu médico detecte pautas en tu enfermedad y te ayude a adaptar al máximo el tratamiento.

¿A qué esperas para descargarte nuestra app? Lleva la gestión de tu diabetes al siguiente nivel. Queremos convertirnos en el mejor asistente para tu día a día como diabético, ¿te apuntas?

¿Qué has hecho cuando has sufrido una hiperglucemia? ¡Cuéntanoslo!