Cuando una mujer está embarazada, son muchos los factores que tiene que tener en cuenta para garantizar tanto su salud como la de su bebé; así como el correcto desarrollo y crecimiento de éste. Es por ello que su día a día deberá basarse en hábitos de vida saludable. Rutinas que le permitan poder disfrutar de su embarazo sin contratiempos.

Uno de los aspectos a tener en cuenta en las embarazadas son las subidas de azúcar. Y es que uno de los riesgos a los que podemos estar sometidas si no se controla, es la posible aparición de la diabetes gestacional y lo que ésta conlleva.

Ya sabes que la diabetes gestacional suele desaparecer tras el parto, aún así, arriesgarse a poder desarrollar diabetes tipo 2 dependerá de nosotras. Y uno de esos aspectos que se debe tener en cuenta es la relación entre obesidad y diabetes gestacional.

Tener sobrepeso puede afectar directamente sobre el desarrollo de esta afección. Descubre en este artículo de QUO Health la conexión entre obesidad y diabetes gestacional y cómo debes actuar en tu día a día para que no os pueda afectar ni a tu bebé ni a ti.

Obesidad y diabetes gestacional: qué conexión existe

La obesidad y el sobrepeso son una de las principales amenazas en cuanto a salud se refiere. Es más, en el caso de encontrarnos ante tal situación, antes de buscar un embarazo tenemos que consultar con nuestro médico las diferentes consecuencias que ello puede tener.

Quedarse embarazada teniendo sobrepeso, aunque en porcentajes muy bajos, podría derivar en algún tipo de malformación congénita para nuestros bebés. No obstante, la principal preocupación no será esta, sino las probabilidades de poder desarrollar diabetes gestacional durante el embarazo. Ya que será esta la que podría derivar en las malformaciones.

El riesgo de malformaciones derivadas del sobrepeso son mínimas. Sin embargo, la relación entre obesidad y diabetes gestacional puede derivar directamente en:

  • Resultados neonatales y obstétricos adversos.
  • Preeclampsia.
  • Partos por cesárea.
  • Complicaciones durante el parto y/o operaciones.
  • Macrosomía neonatal.

síntomas

El hecho de que obesidad y diabetes gestacional tengan conexión y puedan derivar en estas consecuencias tiene una explicación sencilla: la grasa interactúa con la diabetes de forma negativa. Por lo que, a mayor nivel de grasa más problemas y riesgos para la diabetes gestacional.

Evitar la relación entre obesidad y diabetes gestacional

El objetivo de cualquiera que quiera ser mamá y tenga que pasar por un embarazo teniendo sobrepeso, deberá acoplar su alimentación y ejercicio para diabéticos, aunque no lo sea. De esta forma, lo que conseguiremos será reducir el riesgo de aparición de la diabetes gestacional.

Si a consecuencia de la obesidad, la diabetes gestacional ha aparecido en nuestro organismo, es el momento de actuar para que ello no repercuta en nosotras mismas pero, sobre todo, en nuestros bebés.

Más allá de seguir unos hábitos saludables, por nuestra propia salud y la de nuestro hijo, existen una serie de aspectos a tener en cuenta en esta relación obesidad y diabetes gestacional una vez hemos dado a luz:

  • Apostar por la lactancia materna. Recurrir a la lactancia materna en nuestro bebé reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en el caso de la madre.
  • En el caso de nuestros bebés, la lactancia ayuda a reducir el riesgo de sobrepeso, así como el síndrome metabólico cuando sea adolescente.

Al igual que estas premisas están avaladas por diferentes estudios de universidades americanas como Harvard o la Universidad de Texas, también existen otros estudios con resultados que podrían ser un poco menos positivos.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Delaware en Estados Unidos, encontró una relación entre una mayor tendencia a la obesidad y el sobrepeso en niños que durante el primer año no habían sido amamantados por sus madres.

Aunque dar el pecho a nuestros bebés tienda a ser positivo, siempre hay que valorar si hemos conseguido perder peso, para que la conexión entre obesidad y diabetes gestacional sea menor. Y es que en el caso de las mujeres con sobrepeso que han dado a luz, los contenidos en grasas y carbohidratos de su organismo, así como de bacterias serán mayores. Por lo que puede afectar directamente a nuestro hijos y a su salud general.

gestación

Entender la relación entre la obesidad y la diabetes gestacional como algo negativo si no se controla, puede ayudarnos a concienciarnos y suponer una mejora en la salud. Pero no solo en la nuestra, sino en la de nuestro bebé.

Recuerda que, si estás pensando en quedarte embarazada y tienes sobrepeso, será tu médico quien te indique los pasos a seguir para evitar problemas relacionados con la diabetes, tanto en ti como en tu bebé.