Diagnosticar cualquier enfermedad a tiempo evita muchas complicaciones, y la diabetes no es menos. Cuanto antes sepamos que la padecemos, podremos empezar a gestionar nuestra dolencia y, así, evitar numerosas complicaciones. Aunque muchas veces pasamos desapercibidos los síntomas iniciales, son una clara señal de que algo no va bien en nuestro cuerpo.

Te contamos todo para que puedas detectar la diabetes y visitar a tu médico para empezar con el tratamiento. ¡Muy atento!

Qué síntomas me indican que puedo padecer diabetes?

El comienzo de la diabetes suele ser silencioso debido a que los síntomas propios de la enfermedad no nos suelen causar grandes modificaciones en nuestro día a día.

A pesar de ello, si notas alguna variación en tu cuerpo, lo más recomendable es acudir al médico de cabecera para realizar un análisis de orina y sangre para saber de dónde vienen estas variaciones. Para responder a la pregunta: ¿cómo saber si tengo diabetes?, debes prestar mucha atención a estos posibles trastornos.

1.Hambre excesiva

La diabetes es una enfermedad metabólica que hace que el azúcar existente en el torrente sanguíneo no pueda ser absorbido por las células para convertirlo en energía, al faltar o no actuar la insulina producida por el páncreas. Al no poder realizar esta transformación, el cerebro manda señales al cuerpo para que coma más y así compensar la falta de energía en el organismo. Pero, al existir esta dolencia, el diabético nunca se sacia y el hambre no se acaba.

2.Pérdida de peso sin motivo aparente

La excesiva sensación de hambre no hará que engordemos.

La insuficiencia de la insulina en nuestro organismo provoca una pérdida de peso sin motivo aparente. Si durante un tiempo la báscula te índica que estás bajando kilos y no estás haciendo ninguna dieta o deporte, debes acudir al médico porque es un síntoma de la diabetes. Según algunos especialistas, un adulto puede llegar a perder entre 5 y 10 kilos en dos o tres meses.

3.Excesivas ganas de ir al baño

Al no poder transformarse el azúcar en energía, la glucosa se queda en el torrente sanguíneo de una manera excesiva. Por este motivo, los riñones trabajan más para filtrarla y eliminarla del organismo a través de la orina. Esta alteración suele ser muy común durante las horas nocturnas, así que, si sientes muchas ganas de visitar el baño, no esperes y consúltalo con tu médico.

4.Mucha sed

Al acudir muchas veces al baño, la sensación de deshidratación será constante porque el cuerpo tiene que reponer toda el agua perdida en las micciones.Debemos estar constantemente hidratándonos.

5.Sensación de fatiga o cansancio constante

Otro de los trastornos que pueden ayudarnos a darle una respuesta a la pregunta: ¿cómo saber si tengo diabetes? Como he explicado, la falta o ineficacia de la insulina hace que las células no puedan transformar la glucosa en energía, por lo que la sensación de cansancio crece. Además, la pérdida de peso y líquidos, debido a que los riñones trabajan constantemente para eliminar el exceso de azúcar en el torrente sanguíneo, hace que nuestro cuerpo este constantemente en funcionamiento, acción que provoca una mayor fatiga.

6.Visión borrosa

Los altos niveles de azúcar en la sangre, si no se controlan, afectan a la agudeza visual, debido a un edema del cristalino, que provoca una visión distorsionada. Además, si durante la enfermedad, la glucosa permanece alta y no hay una buena gestión de la dolencia, puede acabar afectando a la retina, hecho que hace que aumenten las posibilidades de sufrir una ceguera o un problema crónico en la visión.

7.Problemas con la piel

Si observas que te haces una herida y tarda mucho tiempo en cicatrizarse, o ves que tienes constantes llagas en la boca o infecciones, debes estar muy al tanto, porque puede ser otra alerta de diabetes.
Este hecho suele ocurrir porque los vasos sanguíneos están dañados por la excesiva cantidad de glucosa que corre por nuestro sistema sanguíneo.

8.Cambios repentinos de humor

Grandes cantidades de glucosa en el torrente sanguíneo provocan una situación de irritabilidad en el paciente.

Aunque en muchas ocasiones nosotros no nos demos cuenta del cambio de actitud, si observas que tu círculo cercano (familiares y amigos) te han repetido en diferentes ocasiones tu cambio de humor, y has sentido alguno de los problemas anteriores, debes pedirle cita a tu médico.

Ante cualquier trastorno en el organismo, visita al médico

Aunque no sintamos ningún trastorno en nuestro cuerpo, debemos visitar al médico y hacernos un chequeo como mínimo una vez al año, frecuencia que se reduce a tres o seis meses en las personas que padecemos diabetes.
Si, por el contrario, hemos observado alguna modificación repentina, sin causa aparente, debemos ponernos en alerta, visitar rápidamente al especialista y realizar las pruebas pertinentes para saber si se padece alguna dolencia, como la diabetes.

Ya sabes, mejor prevenir que curar.