Cuando una mujer está embarazada, son varios los aspectos que se deben tener en cuenta para garantizar la correcta salud tanto del bebé como la tuya propia.

Las subidas de azúcar en sangre durante el embarazo pueden convertirse en algo habitual, lo que puede ser síntoma de diabetes gestacional.

La diabetes gestacional suele desarrollarse durante las semanas 24 y 28 de embarazo y conllevan en sí una serie de riesgos. Es por ello que deberá tratar de evitarse o, ante su aparición, contrarrestar sus efectos.

En el artículo de QUO Health de hoy te hablamos sobre la diabetes en el embarazo y riesgos que supone su aparición.

Diabetes gestacional: qué mujeres están más expuestas a ella

La diabetes gestacional en el embarazo no implica que seas diabética, ni que vayas a serlo después del parto. Aunque sí es cierto que aumenta el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2. Lo mismo sucede con el bebé.

Pese a que la diabetes gestacional puede aparecer en cualquier mujer embarazada, hay una serie de factores que aumentan el riesgo de desarrollo. Entre ellos se encuentran:

  • Ser mayor de 25 años.
  • Tener una presión arterial alta con frecuencia.
  • Haber tenido un aborto espontáneo previo.
  • Haber dado a luz a bebé de más de 4 kilos en el pasado.
  • Tener familiares con diabetes.
  • Tener sobrepeso.

Si reúnes estas características (aunque no tienen por qué darse todas), es probable que desarrolles diabetes gestacional durante tu embarazo.

Diabetes en el embarazo: riesgos para el bebé

Si tras las correspondientes pruebas el resultado de diabetes gestacional es positivo, has de saber que ello tendrá consecuencias directas sobre la salud del bebé.

Los bebés durante el embarazo obtienen nutrientes de tu sangre. Si ésta contiene altos niveles de azúcar implica que el bebé crezca más de lo normal. Y por ello los riesgos son:

  • Niveles de minerales y azúcar en sangre por debajo de los establecido. Es decir, mayor riesgo de hipoglucemia.
  • Aparición de lesiones en el parto a consecuencia de su tamaño.
  • Partos que se adelantan, convirtiéndose en bebés prematuros.
  • Desarrollo de problemas de respiración.
  • Ictericia. Aumento de la bilirrubina en la sangre que se traduce en un color amarillento de la piel.

Ten en cuenta que la diabetes en el embarazo y sus riesgos para el bebé también implica posibles problemas en su crecimiento. Un bebé que se haya formado con diabetes gestacional tendrá mayores probabilidades de desarrollar diabetes y obesidad.
Diabetes en el embarazo: riesgos para la madre
Obviamente, la diabetes en el embarazo y riesgos también se asocian a la madre, quien realmente tiene esta afección.

El hecho de pasar por una diabetes gestacional se asocia a los siguientes riesgos:

  • Mayor probabilidad de que el parto se adelante.
  • Preeclampsia. Esta afección, solamente presente durante la diabetes gestacional, se asocia a una presión arterial alta.
  • Aumentan las posibilidades de abortos espontáneos.
  • Es más probable que el parto se realice mediante cesárea.

Junto con estos riesgos, durante la diabetes gestacional tendrás que convivir día a día con síntomas de:

  • Sed constante.
  • Ganas constantes de orinar.
  • Sensación de fatiga.
  • Problemas visuales que se asocian a una visión borrosa.

Aspectos que no debes pasar por alto con diabetes gestacional

Ahora que entiendes la diabetes en el embarazo y riesgos que tiene para ti y para tu bebé, es importante que conozcas en qué momentos deberás acudir al médico para que los riesgos no vayan a más. De este modo, evitarás problemas de salud de mayor relevancia.

Será necesario acudir al médico en los siguientes casos:

  • Tus niveles de azúcar en sangre marquen hiperglucemia (niveles de glucosa por encima de lo normal), o hipoglucemia(niveles de glucosa por debajo de lo habitual).

  • Tienes síntomas de enfermedad y no te ves capaz de seguir el plan alimenticio establecido.

  • Si tiendes a tener hiperglucemia, visita a tu médico -sobre todo-, cuando aparezcan dolores de cabeza, sed constante, pérdida de peso o sientas que tu visión es borrosa. No tienen que estar todos presentes.

  • En el caso de la hipoglucemia, los cuadros de ansiedad, el aumento del pulso, los mareos, la sensación de hambre, los temblores, la piel pálida o el sudor constante, entre otros, son causas para ir al médico.

Un buen método para llevar el control de la diabetes gestacional y prevenir al máximo la aparición de los riesgos es la descarga de gluQUO.

gluQUO es una aplicación para diabéticos gratuita que te permite llevar el control de todos los aspectos relacionados con esta afección: niveles de azúcar en sangre, ejercicio, alimentación… De este modo, con su descarga nos va a permitir conocer en todo momento nuestro estado de salud en torno a la diabetes gestacional, y así saber si estamos siguiendo los hábitos saludables necesarios para reducir la aparición de sus riesgos.