La diabetes y tu sueño de ser mamá no son dos conceptos separados. Es posible quedarse embarazada teniendo diabetes mellitus tipo 1.

Una mujer que quiera relacionar diabetes tipo 1 y embarazo solo debe ser consciente que, para conseguir su objetivo, se tienen que seguir una serie de recomendaciones y unas precauciones específicas que al resto le pasa de manera más superficial.

En este post de QUO Health te explicamos los riesgos que implica ser mamá con diabetes tipo 1, así como los aspectos que has de tener en cuenta para garantizar tu salud. ¡Porque ese deseo de ser mamá hace que puedas con todo!

¿Qué riesgos supone quedarse embarazada con diabetes tipo 1?

La relación diabetes tipo 1 y embarazo puede ser un camino muy gratificante. A pesar de ello, hay ciertos riesgos que pueden aparecer durante los 9 meses que dura la gestación.

Los diferentes riesgos ligados a la relación de diabetes tipo 1 y embarazo son:

Empeoramiento de tu condición de diabético

La diabetes tipo 1 y el embarazo pueden agravar tu estado de salud y tu capacidad de controlar el azúcar en sangre. Esto sucederá -principalmente-, si decides quedarte embarazada sin antes conocer tu estado de salud en cuanto a la diabetes.

Aborto

El hecho de que tus niveles de azúcar en sangre estén muy por encima de los límites establecidos puede derivar en esta fatal consecuencia.

Preeclampsia

La preeclampsia se reconoce como la hipertensión gestacional, es decir, que la presión sanguínea en el embarazo es alta.

Aquellas mujeres que sean diabéticas de tipo 1 están más predispuestas a sufrir este contratiempo.

Hipoglucemia

En caso de aparecer, la hipoglucemia suele manifestarse tras el parto. Los niveles bajos de azúcar en sangre tras nacer el bebé no suelen durar más de un par de días.

Problemas de salud en el bebé

Más allá de los problemas que aparezcan en tu cuerpo, también puedes poner en riesgo la salud de tu bebé. La relación diabetes y embarazo va más allá y, podría incluso traducirse en problemas para tu hijo. Problemas del corazón, en el cerebro, los riñones, el tracto intestinal, o el propio síndrome de dificultad respiratoria son alguno de los riesgos a los que te expones.

Junto con estos riesgos, también es posible que se produzca un parto prematuro, o se dé la macrosomía (que el bebé nazca con un tamaño superior a lo habitual). Este último caso se transformará en problemas de parto, siendo la cesárea o el parto tempranamente inducido la soluciones para garantizar la salud de ambos.

¿En qué casos se desaconseja quedarse embarazada?

Pese a que son compatibles la diabetes tipo 1 y el embarazo, hay ciertas situaciones en las que el riesgo a que aparezcan los contratiempos antes mencionados es mayor.

Por ello, antes de tomar una decisión tanto la gestante como la pareja han de ser conscientes.

Los casos en los que el embarazo en las diabéticas tipo 1 se desaconseja son:

Diabetes tipo 1 y embarazo: cómo consigo reducir los riesgos

Antes de tomar la decisión de quedarte embarazada, la visita al médico es de vital importancia para que nos dé el visto bueno y así poder planificar correctamente el embarazo.

Una vez se ha conseguido el objetivo de estar en cinta, has de tener en cuenta en todo momento los siguientes aspectos:

Los niveles de glucosa siempre estables

Si cuando somos diabéticos tenemos que llevar un control de los niveles de glucosa en sangre periódicos, cuando estamos embarazadas más todavía.

Para garantizar tu salud y la de tu bebé, los niveles de azúcar en sangre que no has de sobrepasar son:

  • Antes del embarazo → entre 80 - 110 mg/dl antes de comer; y entre 100 - 155 mg/dl un par de horas después de comer.

  • Durante el embarazo → entre 60 - 99 mg/dl antes de comer; y entre 100 - 129 mg/dl un par de horas después de comer.

Revisiones periódicas

Elige el médico o los médicos que más confianza te aporten y no dejes de tener revisiones periódicas con ellos para comprobar que el embarazo avanza en las líneas marcadas para favorecer tu salud.

Las revisiones con tu doctor/a no solo se harán cuando estés en cinta, sino que será él quien te aconseje que puedes intentar quedarte embarazada.

Antes de tu gestación, las pruebas que te realizará para asegurarse que diabetes tipo 1 y embarazo son compatibles son:

  • Prueba de hemoglobina A1C.

  • Revisión de la presión sanguínea y los niveles de azúcar.

  • Evaluación general, sobre todo de aquellas partes del cuerpo con mayor relación con la diabetes (corazón, riñones, ojos, sistema nervioso…).

  • Ingesta de vitaminas prenatales (ácido fólico).

Un consejo que debes valorar es, que no afrontes tú sola esta experiencia. Pese a que cada embarazo es un mundo, apoyarte (más allá de la familia y amigos), en profesionales y otras mamás que hayan atravesado la experiencia del embarazo siendo diabéticas te ayudarán a ver con más optimismo este camino y te permitirán salir de dudas en caso de tenerlas.

Por último, no olvides que gluQUO te permitirá conocer tu estado en todo momento.

Descarga la aplicación y conoce tus niveles de azúcar en sangre, la rutina que debes seguir, los alimentos que puedes comer… Una herramienta que, sin duda, te ayudará a facilitar tu día a día durante este periodo.