Entre los diabéticos, la diabetes tipo 2 es la que mayor incidencia tiene. De hecho, se calcula que en torno al 90% de las personas que sufrimos diabetes se corresponden con este tipo. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

Diabetes de adulto

La diabetes tipo 2 es también conocida como diabetes de adulto. Salvo en casos excepcionales se diagnostica en la vida adulta (especialmente a partir de los 45 años) y tiene mayor incidencia conforme la edad aumenta.

Esta enfermedad está causada porque el cuerpo no puede utilizar la insulina que produce el páncreas para controlar el azúcar en sangre, o porque no posee la cantidad suficiente de insulina.

El hecho de no ser capaces de utilizar la insulina para generar la energía que el cuerpo necesita hará que nuestro cuerpo recurra a la grasa para ello.

La diabetes tipo 2 se manifiesta en el cuerpo debido a una serie de malos hábitos. Más allá de aparecer la diabetes en el organismo por un desencadenante genético, otras de las características de la diabetes tipo 2 son:

  • Ser una persona con sobrepeso y/o obesidad.
  • Alimentarse a base de comidas y bebidas con azúcares añadidos.
  • El consumo de edulcorantes artificiales.
  • Vida sedentaria carente de actividad física.
  • El estrés.

En los últimos años la diabetes tipo 2 ha aumentado exponencialmente y se prevé que los malos hábitos de salud, el sedentarismo y mala alimentación continúen incrementando el número de afectados.

Síntomas de la diabetes tipo 2

La diabetes se va desarrollando en nuestro organismo a medida que la insulina no es capaz de generarse o realizar correctamente su trabajo. Pese a ello, existen una serie de síntomas de la diabetes tipo 2 que nos indican que ésta se está desarrollando en nuestro organismo:

  • Visión borrosa
  • Picores en la piel
  • Pérdida de peso
  • Sensación de hambre constante
  • Pérdida de energía
  • Sensación de fatiga
  • Exceso de sed
  • Boca seca
  • Micción recurrente

Estas características de la diabetes mellitus tipo 2 las empezaremos a notar a medida que ésta aparezca en el organismo. Pero, a medida que la diabetes progresa, podrían aparecer otros síntomas más fuertes si no se ha recurrido a ningún tratamiento.

  • Infecciones por hongos
  • Heridas de lenta cicatrización
  • Dolores en los pies
  • Manchas en la piel

Tratamiento

La diabetes tipo 2 no es insulinodependiente. Normalmente, con medicación oral, ejercicio y dieta se debería poder controlar la glucosa en sangre, aunque con el tiempo se puede necesitar administrar insulina, sobre todo si se detecta a una edad temprana.

Los síntomas de la diabetes tipo 2 son graduales y no tan evidentes como en la diabetes tipo 1 por lo que el diagnóstico puede ser complicado. Para el tratamiento de la diabetes tipo 2, es fundamental seguir las instrucciones del médico en todo momento, hacerse chequeos y controles rutinarios.

Vida sedentaria

La obesidad una de las características de la diabetes mellitus tipo 2 más comunes, se evita dejando de lado la vida sedentaria.
Por ello, es fundamental evitar la vida sedentaria y mantener a raya el sobrepeso.

La dieta mediterránea, evitando grasas y controlando azúcares y carbohidratos te ayudará a mantenerte sano y a controlar tus niveles de glucosa normales. Si además, incluyes en tu rutina unos 30 minutos de ejercicio, los riesgos disminuyen y tú te sentirás aún mejor.

Consejos para controlar la diabetes tipo 2

Controlar la diabetes tipo 2 es primordial y puede hacerse de manera eficaz.
Más allá del control rutinario de glucosa en sangre, existen otras prácticas que van a permitirte controlar la diabetes tipo 2:

  • Tu dieta deberá incluir alimentos con alto contenido en fibra e hidratos de carbono saludables. Las verduras, las frutas, los granos integrales van a favorecer unos niveles de glucosa correctos.
  • Alimentarse durante periodos regulares.
  • Comer hasta sentir la sensación de saciedad.
  • Control de peso constante. Conseguirás de este modo que tu corazón se mantenga sano.

En algunos casos, para controlar la diabetes simplemente será necesario seguir estos pasos, sin necesidad de recurrir a la insulina.

Cuando las personas diabéticas también necesitamos la insulina es porque nuestro páncreas no es capaz de generar las cantidades necesarias de ésta. En ese caso, la insulina a administrar deberá seguir los parámetros marcados por tu médico. En función de las características de la diabetes tipo 2 manifestadas en tu cuerpo será una dosis u otra.

Gestión de la diabetes tipo 2

En cualquier tipo de diabetes el control y la prevención son fundamentales, pero en el caso de la diabetes tipo 2 más aún. Tu salud y la evolución de la enfermedad dependen directamente de cómo te cuides, por ello tienes que hacer un seguimiento continuo y completo en tu vida diaria.

Anotar tus comidas, los carbohidratos ingeridos y el ejercicio que realizas nunca fue tan fácil. Con gluQUO registra todos los datos necesarios en la app desde tu smartphone de una forma sencilla y rápida. Con gluQUO lleva le gestión de tu diabetes al siguiente nivel.

¿Tienes diabetes tipo 2? ¡Cuéntanos tu experiencia!