Dieta para la diabetes mellitus tipo 2

Desde el día que nos diagnostican diabetes mellitus, debemos empezar a realizar todas aquellas acciones que nos permitan llevar una buena gestión de nuestro día a día como diabéticos. Con un buen control, conseguiremos que no desemboque en otros problemas mucho más graves. Uno de los tratamientos más importantes de los diabéticos tipo 2, al igual que los que somos tipo 1, es la adaptación a nuestra nueva situación, ya que, de esta manera, conseguiremos poder tener controlados nuestros niveles de azúcar. Para acabar con las dudas que te puedan surgir, hablamos sobre los aspectos más relevantes sobre la dieta más recomendada.

¿Con reducir los azúcares es suficiente?

La diabetes es una enfermedad metabólica que, por la falta o inacción de la insulina, no permite que las células puedan absorber el azúcar que portan los alimentos para transformarlo en energía, quedando diluido en la sangre, lo que provoca que los índices de glucosa en el torrente sanguíneo se eleven, y las posibilidades de sufrir una hiperglucemia aumenten considerablemente.
Reducir los azúcares de nuestra alimentación diaria es un buen paso para empezar a gestionar adecuadamente la diabetes, pero, muy a nuestro pesar, no es suficiente para poder gestionarla bien. En concreto, dentro de los hidratos de carbono, existen dos grandes grupos que se deben tener muy en cuenta a la hora de comer. Por un lado, están los azúcares (presentes en el azúcar de mesa, edulcorantes, frutas, zumos, leches, bebidas azucaradas, chocolates o productos de pastelería); y por otro los almidones (presentes en alimentos farináceos, como el arroz, la pasta, la patata, las legumbres, el pan o los cereales.).

Por este motivo, aunque reducir el azúcar de nuestra alimentación es correcto, se deben tener muy en cuenta el número de carbohidratos que consumimos en cada una de nuestras comidas.

¿Qué tenemos que comer?

Para poder gestionar adecuadamente la diabetes, uno de los puntos esenciales es llevar una dieta sana, variada y equilibrada. Es necesario que comamos de todos los grupos alimenticios, siempre en las cantidades recomendadas por el endocrino. Para conseguirlo, es necesario que nos planifiquemos los platos que vamos a consumir y las cantidades. Al realizar esta operación, podremos llevar un correcto conteo de los hidratos de carbono y, así, poder saber las cantidades que estamos ingiriendo en cada una de nuestras comidas.

A la hora de comer, debemos tener en cuenta que la cantidad de carbohidratos debe adaptarse a las características y a los niveles de actividad física de cada persona. De esta manera, las cantidades se calcularán dependiendo del estilo de vida del paciente. No es lo mismo si el paciente practica deporte o si lleva un estilo de vida sedentario, por ejemplo.

Puedes sustituir el azúcar por edulcorantes

Si, pero con moderación. Cuando un diabético debuta en la enfermedad y tiene que restringir el consumo de azúcar, en algunas ocasiones, se convierte en una tarea difícil. Para paliar este cambio, se pueden sustituir el azúcar por edulcorantes, ya que, este grupo de sustancias, aportan un sabor dulce a los alimentos, pero no aportan hidratos de carbono. Aunque su uso ha levantado polémica, a la hora de ser consumidos por los diabéticos, la utilización razonable de estos productos puede ayudarnos a adaptarnos al nuevo estilo de vida. Asimismo, debemos tener en cuenta que existen edulcorantes artificiales y naturales, como es lógico, el consumo de estos últimos es mucho más saludable para nuestro organismo.

¿Cuáles son los productos más destacados?

Los que sufrís de diabetes mellitus tipo 2, a la hora de planificar nuestra dieta, es necesario que sepamos cuáles son los grupos de alimentos que más nos benefician.

Frutas y verduras

Uno de los pilares de la dieta de un diabético es este grupo. La mayoría de las frutas, como las manzanas, plátanos o uvas, son un buen alimento. Además, las verduras, principalmente, las de hojas verde, influyen en el control de nuestros niveles de azúcar.

Granos integrales

Todos los alimentos integrales, al estar sin procesar, contienen un menor índice glucémico, lo que permite regular de una mejor manera los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo.

Carnes y pescados

La alta cantidad de proteínas y vitaminas que contienen estos alimentos son muy beneficiosas para corregir la glucosa en nuestro metabolismo. Además, el omega 3 del pescado favorece a controlar los niveles de azúcar en sangre y a reducir el colesterol.

Productos lácteos

El calcio que contienen es muy ventajoso para los huesos y dientes. Aunque hay médicos que tienden a eliminar estos productos de la dieta del diabético, ayudan a controlar nuestros niveles de glucosa.

Cuidado con las grasas

A la hora de planificar la dieta de una persona con diabetes mellitus tipo 2, no solo hay que vigilar el azúcar, también hay que prestar mucha atención a las grasas. Si se consumen en exceso, el colesterol se irá quedando depositado en las paredes de las arterias, estas se estrechan, el flujo sanguíneo se reduce y puede desembocar en una arterioesclerosis, causante de complicaciones graves.

]]>


Entradas destacadas
Post recientes
Categorias
Instagram
Facebook