¿Cómo curar y cuidar las heridas si tengo diabetes?

Cuando nos detectan la diabetes, deben explicarnos que la causa principal es la incapacidad de nuestro organismo a la hora de generar la glucosa. Si el cuerpo no es capaz de metabolizarla, nuestros niveles de azúcar aumentan y, como consecuencia directa, ante la aparición de golpes y heridas, es más difícil curarlas.

La particularidad de cómo curar una herida a un diabético recae sobre el proceso de curación (más lento), y las posibles complicaciones que puede suponer. Un factor de riesgo extra sobre aquellas personas no diabéticas.

Hay que tener en cuenta, que pese a que las lesiones pueden aparecer por todo el cuerpo, es importante saber cómo curar una herida en la pierna de un diabético, o en los pies. Ya que, en estos lugares, es donde aparecen con mayor facilidad.
Conoce, de la mano de QUO Health, cómo curar una herida a un diabético y evitar así posibles contratiempos.

¿Por qué a los diabéticos nos cuesta curar las heridas?

Las razones que hacen que tengamos especial cuidado y un mayor control a la hora de curar las heridas son diversas. Del mismo modo que, los motivos por los que curar heridas en la diabetes es un proceso lento, también lo son:

Los altos niveles de azúcar en sangre

Es la principal razón de que cueste curar las heridas. Y es que, cuanto más altos son los niveles de glucosa en sangre, más aumenta la inflamación de las células. Además, esta situación evita que los nutrientes esenciales y el oxígeno activen nuestras células y que nuestro sistema inmunitario actúe correctamente.

Neuropatía

Si quieres saber cómo curar una herida a un diabético, has de saber que la neuropatía es uno de los elementos que ralentiza el proceso de curación.

La neuropatía es un daño que afecta a los nervios y que aparece como consecuencia de niveles altos de azúcar en sangre, llegando a provocar falta de sensibilidad. Es por ello que puede ser más difícil para los diabéticos detectar una herida si no la vemos.

Mala circulación de la sangre

Si te preguntas cómo curar una herida a un diabético, debes saber que es probable que la mala circulación, debido a la grasa que hay en nuestra sangre, estreche los vasos sanguíneos. Como consecuencia, los glóbulos rojos no fluyen con normalidad y ralentiza la cicatrización de las heridas.

Problemas en el sistema inmune

El sistema inmune puede dar complicaciones a la hora de activarse en el caso de las personas diabéticas. Por lo tanto, las células encargadas de curar las heridas disminuyen y su acción no acaba de ser efectiva. Lo que se traduce en problemas en la cicatrización.

Infecciones

Cuanta más azúcar en sangre hay, mayor será el riesgo de sufrir infecciones. Si esto ocurre, curar a un diabético será todavía más difícil, ya que pueden aparecer una serie de complicaciones, como la aparición de hongos y bacterias.

Cómo curar una herida a un diabético

Pese a que curar las heridas en las personas diabéticas es complicado, las prácticas correctas pueden ayudarte a curarlas sin problemas. A continuación, te explicamos algunas de las prácticas que has de tener en cuenta.

Realizar revisiones periódicas

Una de las recomendaciones para saber cómo curar una herida a un diabético, es realizarse a uno mismo revisiones diarias. Éstas van a ser válidas tanto para detectar heridas como comprobar cómo evolucionan las ya existentes.

En el caso de los pies hay que tener especial atención. Ya que esta zona es la más peligrosa, pudiendo llegar a ocasionar úlceras. Por eso, es redomendable que conozcas los puntos de interés para cuidar tus pies.

Retira la piel de las heridas

Si detectas que en tu cuerpo hay pieles secas, es mejor retirarlas con cuidado. Si no, ésta podría ser la causa de ciertas heridas, debido a las bacterias que contiene este tipo de piel.

Si lo consideras oportuno, tu médico te ayudará a saber cómo has de eliminarlas. Y, pese a que el médico será quien te dé la mejores pautas, a la hora de retirar las pieles secas, deberás tener en cuenta:

  • Mojar una gasa con agua esterilizada.
  • Colocarla sobre la herida y dejar que se seque.
  • Retirarla con cuidado y ver cómo la piel seca de la herida ha quedado pegada sobre el apósito.

Usa un vendaje siempre limpio y fresco

Este aspecto es importante, cuando queremos aprender a cómo curar una herida en la pierna de un diabético o en otra parte de nuestro cuerpo. Limpiar con frecuencia la herida y cambiar las gasas siempre que sea necesario, evitará que aparezcan posibles infecciones.

No presionar la herida con los vendajes

Al realizar el tratamiento o la cura, controla que los vendajes no aprieten. De lo contrario, podría dañar la piel y, por tanto, empeorar el estado de la herida.

¿Tengo que ir al médico si tengo una herida?

Pese a que el proceso de curación y cicatrización es más lento cuando somos diabéticos, si se siguen las prácticas anteriores, no será necesario acudir al médico cada vez que se produzca una herida.

Peso a eso, y aunque sepamos cómo curar una herida a un diabético, lo más aconsejable sería acudir a un profesional si aparecen algunos de los siguientes síntomas:

  • Estremecimiento de las zonas afectadas.
  • Sensación ardiente constante.
  • Pérdida parcial de la sensibilidad.
  • Dolor intenso y persistente.
  • Hinchazón en la zona afectada que no se rebaja.

Si sigues estos consejos, podrás curar tus heridas sin ningún tipo de problema. No debemos olvidar, que descuidar los posibles contratiempos podría acabar desarrollando una infección.

Aun así, no olvides que aunque tengamos que tener en cuenta una serie de factores, ser diabético no nos impide seguir un ritmo de vida normal.

]]>