Diabetes y tiroides ¿Qué tienes que saber?

Aunque no muchos lo saben, la diabetes y las enfermedades de tiroides están muy relacionadas entre sí. De hecho, los diabéticos tipo 1, especialmente las mujeres, tienen altas posibilidades de llegar a desarrollar algún trastorno tiroideo. La diabetes tipo 1 es igualmente frecuente en mujeres y hombres, pero los trastornos del tiroides son mucho más frecuentes en mujeres. Hoy te hablamos de la relación entre la diabetes y la tiroides.

La tiroides

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que está en la parte inferior de nuestro cuello, muy cerca de la laringe. Su cometido es segregar hormonas que influyen en nuestro metabolismo y en el crecimiento. De hecho, las hormonas tiroideas controlan el ritmo de muchas actividades de nuestro cuerpo, como la velocidad en la que se queman las calorías o lo rápido que late nuestro corazón.

El mal funcionamiento de esta glándula produce enfermedades como la tiroiditis, el hipertiroidismo, el hipotiroidismo o el bocio.

Diabetes tipo 1 e hipotiroidismo

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, en la que las defensas del cuerpo pierden el control y comienzan a atacar el páncreas, específicamente a las células beta. El hipotiroidismo también es una enfermedad autoinmune, por lo que el mismo “descontrol” que produce la DT1, podría modificar el funcionamiento de la tiroides, haciendo que la producción sea baja o alta, lo que conocemos como hipotiroidismo o hipertiroidismo.

De hecho, se calcula que en torno a un 20% de los pacientes diabéticos tipo 1 podemos llegar a tener hipotiroidismo.

Efectos sobre la diabetes

Por ejemplo, el hipertiroidismo acelera el metabolismo, por lo que en una persona con diabetes la medicación hace efecto con más rapidez y se elimina antes. En estos casos, los niveles de azúcar pueden subir, porque las dosis necesarias de insulina o antidiabéticos orales no permanecen en nuestro cuerpo el tiempo suficiente para controlar nuestros niveles de azúcar.

En el caso del hipotiroidismo, cuando el metabolismo se ralentiza, los diabéticos podemos experimentar hipoglucemias, causadas porque nuestra medicación habitual está más tiempo del necesario actuando en nuestro cuerpo.

Control de la diabetes

Si junto con la diabetes, padeces trastornos metabólicos tiroideos, puede ser que el control de las glucemias se torne más complicado. Si sufres descontroles sin causa aparente y sospechas que tu tiroides podría no estar funcionando bien, lo más probable es que el médico te mande una analítica específica para comprobar el perfil tiroideo para así detectar cualquier posible problema.

Si has sido diagnosticado con hipotiroidismo o hipertiroidismo, seguramente sea necesario un reajuste en el tratamiento médico y, por supuesto, como siempre controlar y gestionar tu diabetes de la mejor manera posible. Para ello, no dudes en utilizar las nuevas tecnologías ¿cómo? Descárgate gluQUO y lleva la gestión de tu diabetes al siguiente nivel. Ni la tiroides, ni la diabetes te van a parar.

]]>