La diabetes y el estado de ánimo ¿Cómo afecta?

La diabetes, como cualquier otra enfermedad, afecta tanto al estado físico como emocional de las personas que día a día tenemos que lidiar con ella. El control que tenemos que llevar sobre ella a veces puede bajarnos el ánimo, pero a pesar de ello, ¡no podemos rendirnos! Tenemos que vivirlo con naturalidad y normalidad porque, aunque no te lo creas, nuestras emociones pueden influir negativamente en el progreso y evolución de nuestra diabetes.

¿Cómo afecta la diabetes al estado de ánimo?

Para evitar desarrollar complicaciones de la diabetes, como afecciones relacionadas con el sistema nervioso, circulatorio o renal, hay que llevar una correcta y exhaustiva gestión de la enfermedad.

En algunas ocasiones, el control de las glucemias, el conteo de carbohidratos, las inyecciones de insulina, las medicaciones o el fuerte control de la dieta acaban agotándonos y la preocupación ante su evolución muchas veces nos irrita y nos hace estar de mal humor.

No solo interviene el trabajo que tenemos que realizar para cuidar nuestra enfermedad, también, un mal control de la diabetes, aparte de aumentar la probabilidad de sufrir dolencias más graves, puede aumentar considerablemente la probabilidad de tener un trastorno emocional.
Uno de los casos más comunes lo sufrimos los diabéticos tipo 1, según han señalado diferentes investigaciones. Si no somos capaces de controlar nuestra enfermedad y nuestros niveles de azúcar en sangre son elevados durante un tiempo prolongado, hay posibilidades de que nuestro organismo produzca una hormona relacionada con el desarrollo de un cuadro depresivo.

Además, otro de los factores, que pueden provocar cambios en el estado anímico de los que somos diabéticos, son los repentinos cambios en los niveles de azúcar en sangre de nuestro cuerpo. Por ejemplo, cuando los niveles de azúcar son muy bajos, es decir cuando tenemos una hipoglucemia podemos volvernos irritables. Además, cuando conseguimos remontar la hipoglucemia el mal humor es habitual.

Nuestro estado de ánimo también afecta a la diabetes

Lo mismo que la diabetes influye en nuestras emociones, si nuestro estado anímico está mal, también puede incluir negativamente en la evolución de nuestra enfermedad. Uno de los casos más conocidos y comunes es la diabetes burnout. ¿Qué es? Existen algunos diabéticos que, por diferentes motivos, se cansan de cuidarse y dejan la gestión de su enfermad de lado. ¡Lo peor que podían hacer! Los diabéticos tenemos que vivir nuestra enfermedad con normalidad, y el autocontrol tiene que ser un aspecto más de nuestro día a día porque, si no lo hacemos, los niveles de glucosa estarán descompensados continuamente, y nos enfadaremos más con la enfermad porque las limitaciones serán mayores.
Pero hay más, los disgustos, el estrés o los enfados afectan a nuestro cuerpo. En estos casos, producimos hormonas, se incrementa nuestra sudoración y se producen cambios en la presión arterial y flujo sanguíneo. Todas estas situaciones afectan a nuestros niveles en sangre y el control de la diabetes se hace mucho más difícil.

El mal humor se puede evitar

Aunque no existe un procedimiento específico, debemos evitar los casos de mal humor y controlarlos. Así, nuestra enfermedad no se verá afectada por los cambios emocionales. Además, recuerda que tu familia y amigos siempre están a tu lado y que no se merecen malas contestaciones o enfados innecesarios.

Controla tu diabetes

Lo mejor que podemos hacer para controlar nuestros cambios de humor es llevar un buen control de nuestra enfermedad, evitar situaciones de estrés y tomarnos las cosas con calma. Si no controlamos nuestros sentimientos, nos va a ser más difícil llevar una buena gestión de la diabetes.
Siguiendo las pautas establecidas por el médico siempre, con una alimentación adecuada y deporte, que además libera endorfinas y nos hace sentir bien; nuestra diabetes va a ir mucho mejor.

Con gluQUO te ayudamos a que la gestión de tu diabetes sea mucho más sencilla ¿cómo? Desde tu smartphone puedes anotar tus glucemias, registrar el ejercicio hecho y actualizar tu diario de glucemias de una forma rápida e intuitiva.

¿Aún no usas gluQUO? ¡Descárgate la app y lleva la gestión de tu diabetes al siguiente nivel!

]]>