¿Qué es la retinopatía diabética?

En 2017 se celebra el Año de la Retina en España, y precisamente la retina es una de las partes de los diabéticos que más afectada se puede ver a largo plazo. Hoy os hablamos de una de las complicaciones de la diabetes: la retinopatía diabética.

Los ojos del diabético

Cuando no tenemos controlados nuestros niveles de glucosa en sangre de forma mantenida, pueden surgir algunas complicaciones derivadas de la diabetes. Cuando la cantidad de glucosa en sangre es demasiado alta durante un tiempo prolongado y no la controlamos, nuestros ojos se ven afectados. De hecho, un mal control de la diabetes produce cambios en los vasos sanguíneos de la retina. Estos vasos pueden hincharse y dejar escapar fluidos o incluso llegar a taponarse por completo.

La diabetes es una de las principales causas de ceguera y ¡evitarlo es posible!

Datos de la retinopatía diabética

Más del 90% de los diabéticos tipo 1 pueden desarrollar retinopatía diabética tras 20 años con la enfermedad. En el caso de la diabetes tipo 2 un adulto que ha vivido 20 años con diabetes, tiene un 60% de posibilidades de tener problemas en sus retinas.

La retinopatía diabética aparece por la denominada microangiopatía ¿qué significa este término médico? Las arterias y venas de la retina presentan fenómenos de obstrucción y de aumento de permeabilidad. Por el primero aparece falta de riego sanguíneo y por el segundo encharcamiento de la retina.

Síntomas de la retinopatía diabética

Podemos sufrir retinopatía diabética sin saberlo. Y es que durante las primeras etapas no se produce ningún síntoma.

A medida que la retinopatía avanza, ésta podría presentar los siguientes síntomas en la vista:

  • Miodesopsias. Este síntoma genera la sensación de tener hilos como de telaraña sobre los ojos.
  • Vista borrosa.
  • Intercambios constantes de vista clara a borrosa, y viceversa.
  • Pérdida de vista.
  • Disminución del grado de visibilidad nocturna.
  • Distorsión de la gama cromática.
  • Manchas oscuras en la visión.

Los síntomas de la retinopatía diabética se manifestarán en ambos ojos, por norma general.

Cómo detectar la retinopatía diabética

Detectados los posibles síntomas de la retinopatía, es el momento de conocer el diagnostico real.

Para conocer si realmente padecemos retinopatía diabética tendremos que recurrir a un examen ocular integral para personas diabéticas.

Durante el proceso nos realizan las siguientes pruebas:

  • Pruebas para comprobar la agudeza visual del ojo. Tanto para cortas como lejanas distancias.
  • Prueba de tonometría. Su función es conocer qué presión del fluido tiene nuestro ojo.
  • Prueba con la pupila dilatada. Lo que permite al oftalmólogo ver el estado de la retina.
  • Angiografía con fluoresceína. Para conocer el riego sanguíneo de la retina.

Superado el examen ocular, será el oftalmólogo quien determine si padecemos retinopatía diabética.

Etapas de la retinopatía diabética

La retinopatía diabética, una de las complicaciones desconocidas de la diabetes, pasa por 4 etapas:

1- Retinopatía no proliferativa ligera
Es la primera etapa que se manifiesta. Durante la retinopatía no proliferativa ligera es cuando aparecen los microaneurismas.

Los microaneurismas son una especie de ampollas que aparecen en los vasos sanguíneos de nuestras retinas.

2- Retinopatía no proliferativa moderada
A medida que se va desarrollando la retinopatía pasamos a esta etapa más moderada.

Esta etapa se caracteriza por el inicio de la obstrucción de los vasos sanguíneos encargados de alimentar a la retina.

3- Retinopatía no proliferativa severa
Los vasos sanguíneos obstruidos aumentan. Como consecuencia, nuestra retina empezará a dejar de recibir sangre en sus ojos.

El hecho de no recibir el flujo sanguíneo en la retina, favorecerá a la emisión de señales por parte de ésta para la construcción de nuevos vasos sanguíneos.

4- Retinopatía proliferativa
Es la etapa más avanzada de la retinopatía diabética. Esto sucede cuando los nuevos vasos sanguíneos crecen en la retina, ya que son frágiles y anormales.

Tienes que tener en cuenta que estos vasos sanguíneos no conllevan a la pérdida de visión. Pero, en el caso de romperse o gotear, sí que podrían derivan en problemas de visión, incluso en ceguera.

El hecho de haber 4 etapas de retinopatía no significa que se deban de pasar por todas ellas. En función del caso y la prevención, su desarrollo podría variar.

Prevención y tratamiento

Los diabéticos podemos notar los primeros síntomas de la retinopatía diabética cuando la enfermedad está avanzada, por lo que es obligatorio y muy importante que en nuestras revisiones médicas se compruebe de forma periódica nuestro fondo de ojo, antes de que comience la pérdida de visión. Se recomienda ir como mínimo cada dos años al oculista.
Es muy importante que mantengamos la hemoglobina glicosilada por debajo del máximo recomendado, que suele ser en torno al 7%. De esta forma retrasaremos o evitaremos la aparición. Si es demasiado tarde, el tratamiento para la retinopatía diabética consiste en sesiones de láser para solventar los problemas existentes. En caso de complicaciones, lo más probable es que sea necesario optar por la cirugía.

Como os decimos, la mejor prevención es llevar una correcta gestión de la diabetes, algo que ahora puede ser mucho más fácil con gluQUO. Desde esta app para diabéticos, podemos actualizar de una forma sencilla y rápida nuestro diario de glucemias, el registro de carbohidratos de nuestras comidas y de ejercicio físico.

Ahora llevar la gestión de tu diabetes al siguiente nivel está en tus manos ¿a qué esperas?

]]>