¿Qué son las bombas de insulina y cómo funcionan?

El páncreas es el encargado de producir insulina, la hormona encargada de regular la glucosa en sangre ¿qué nos ocurre a los diabéticos? Que nuestro páncreas no funciona correctamente, la producción de insulina está alterada y necesitamos suplementos y control para que todo funcione correctamente. Hoy os hablamos de las bombas de insulina, un pequeño aparatito que busca facilitar nuestra vida.

¿Cómo es una bomba de insulina?

Una bomba de insulina es un pequeño aparato, no más grande que un teléfono móvil, que suministra la insulina necesaria para la persona diabética que la utiliza. Por un lado, tiene un micro ordenador con pantalla, batería, controles y una bomba de insulina. Por otro lado, tiene un finísimo catéter que introduce insulina en el cuerpo de manera continua 24 horas al día.

¿Cómo funciona?

Este tipo de tratamiento para la diabetes, trata de asemejarse en cierta medida al funcionamiento del páncreas de un no diabético. Así, esta pequeña máquina, puede ajustarse para adaptarse a las necesidades de cada persona, y se puede programar para que funcione durante las 24 horas del día para así controlar la glucosa en sangre entre comidas y mientras se duerme. En cada comida, hay que suministrar una cantidad de insulina mayor, lo que se conoce como “bolo de insulina”. Según los parámetros que se le introduzcan, como sensibilidad o ratio insulina/hidratos de carbono, el aparato recomienda una cantidad de insulina. Sin embargo, siempre somos el diabético o nuestro cuidador el que dará el visto bueno a la cantidad recomendada o no.

Aunque se utilice este dispositivo, es muy importante seguir monitorizando los niveles de glucemia por lo menos 6 veces al día. De esta manera, podremos ir ajustándolos lo máximo posible.

¿Para quién son recomendables?

Las bombas de insulina permiten llevar una vida mucho más tranquila y reducir el riesgo de hipoglucemias. La terapia con bomba de insulina está indicada para personas con diabetes tipo 1, independientemente de su edad, aunque son los niños, jóvenes y personas mayores los que mejoran notablemente su calidad de vida y, actualmente, debes ser un diabético ejemplar para que la seguridad social te las cubra.

Mantenimiento

El dispositivo debe colocarse en el abdomen, aunque dependiendo de la persona también puede funcionar bien en otras partes del cuerpo, y la técnica para cambiar al catéter debe ser enseñada por un médico o educador, para evitar errores o complicaciones.

La persona que utiliza una bomba de insulina tiene que cambiar el catéter o cánula cada 2 o 3 días. De no hacerlo, la insulina se absorberá peor y las glucemias podrían aumentar; incluso puede llegar a producirse una pequeña infección. Y ya sabemos que las infecciones y los diabéticos no se llevan bien

¿Utilizas este tipo de terapia? ¿Cómo ha mejorado tu calidad de vida con el uso de la bomba de insulina? ¡Cuéntanoslo! Puede mejorar incluso más tu experiencia y calidad de vida si además te apoyas en una APP como gluQUO

]]>