Top 5 de preguntas sobre la diabetes gestacional

Junto con la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2, las más comunes y conocidas, existen otras variantes de la enfermedad, como la diabetes gestacional. Esta dolencia la sufren las madres, durante el tiempo que dura la gestación del bebé, que nunca antes habían tenido problemas con sus niveles de azúcar. Esta situación intriga a muchas futuras mamás porque desconocen que consecuencias tendrá. Para que no os preocupéis más de lo necesario, hoy damos respuesta a cinco preguntas sobre la diabetes gestacional. ¡Muy atentos!

Durante el embarazo aumenta la cantidad de azúcar en sangre para proporcionar la energía suficiente al feto porque este no es capaz de generarla por el mismo. Durante este proceso, las hormonas presentes en la placenta que contiene al bebé, dificultan el trabajo de la insulina, alterando las cantidades de azúcar en sangre, lo que provoca la presencia de glucemia alta o diabetes gestacional.

¿Cómo se puede saber si se está padeciendo diabetes gestacional?

Tratar una dolencia desde el principio, evita que esta derive en otras consecuencias más graves. La diabetes gestacional no es menos y es importante que, en el primer trimestre del embarazo, se descarte si hay posibilidades de sufrir la enfermedad. La manera más sencilla para tener un diagnóstico es realizar un test para medir los niveles de azúcar en sangre de la madre, si los niveles de glucosa permanecen más altos de lo normal durante un tiempo prolongado, es que se está sufriendo diabetes gestacional. Existen otros factores de riesgo que elevan las posibilidades como: haber sufrido la dolencia durante una gestación anterior, abortos o antecedentes familiares relacionados con la diabetes o la resistencia a la insulina.

¿Hay alguna manera de prevenirla?

Aunque no se puede hacer nada para evitar la diabetes gestacional, siempre se pueden tomar medidas para reducir las posibilidades de padecer esta enfermedad. Los expertos recomiendan llevar una dieta equilibrada y variada, prestando gran atención a los alimentos ricos en fibra y bajos en grasas; controlar el tamaño de las porciones de los productos que consumimos; practicar deporte durante al menos 30 minutos al día como, por ejemplo, caminar o nadar; y, si existe exceso de peso, reducir los kilos de más antes de quedarse embarazada. Los médicos no recomiendan las dietas para bajar de peso durante el tiempo de la gestación.

¿Cómo hay que tratar este tipo de diabetes mellitus?

Al igual que el resto de diabéticos controlamos exhaustivamente nuestra enfermedad, las madres que habéis sido diagnosticadas de diabetes gestacional tenéis que gestionar adecuadamente la dolencia y seguir día a día su evolución, y así eliminar posibles complicaciones durante el embarazo y el parto.
Es muy importante que midáis constantemente los índices de glucosa en sangre para evitar grandes descompensaciones de azúcar en el organismo y, si existiesen, hay que ponerles remedio lo más rápido posible. La dieta tiene que ser saludable y debe contener alimentos de todos los grupos alimenticios, principalmente tienen que estar presentes las frutas y verduras, y los hidratos de carbono tienen que estar bien controlados y repartidos durante todo el día. Además, junto con la buena alimentación, las futuras mamás tenéis que practicar actividades deportivas, dentro de las posibilidades que el embarazo os permita. Si con ejercicio físico y una dieta saludable no es suficiente, tienes que visitar a tu médico porque es posible que necesites medicación.

¿Existen riesgos para la madre o el bebé?

Si no se realiza una adecuada gestión de la diabetes gestacional, la enfermedad puede entrañar graves consecuencias, tanto para la madre como para el bebé. Los riesgos que pueden sufrir las madres pueden ser tensión alta, desprendimiento de la placenta, retraso en el crecimiento del niño, aumento de la cantidad del líquido amniótico (polihidramnios) o un parto prematuro. En cuanto al feto que se está gestando, el exceso de azúcar en la madre se acumula como grasa subcutánea en el embrión y puede llegar a provocar una cesárea. Además, el bebé, después del parto, puede sufrir una hipoglucemia.

Tras el parto, ¿hay que tomar alguna medida?

Una vez que la madre da a luz, la diabetes gestacional desaparece y el post-parto y la lactancia es igual que en otros casos. A pesar de ello, hay que controlar los niveles de glucosa para confirmar que no hay rastro de la enfermedad.

]]>