Vuelta al cole con la diabetes en la mochila

Antes de empezar las tan ansiadas vacaciones veraniegas, septiembre era un mes que quedaba en el infinito. Ahora, después de que la mayoría hemos podido tener unos días de descanso, la vuelta al cole ya está aquí. Durante estas semanas, sois muchas las familias que empezáis a preparar todo lo indispensable para que vuestros hijos vuelvan a clase. Si tenéis un hijo diabético, a la lista de cosas por hacer, hay que añadir otros aspectos, de vital importancia en el día a día del pequeño. ¡Muy atentos!

¡Es uno más!

Si vuestro pequeño acaba de debutar como diabético, o lo hizo hace poco tiempo, es importante empezar por este punto, a la hora de preparar la vuelta al cole. Una persona diabética puede llevar la misma vida que el resto, aunque siempre vigilando muy de cerca y constantemente su enfermedad. Debéis concienciar a vuestro hijo de que es uno más y que no es diferente del resto de sus compañeros de clase. Asimismo, también es importante que no diferenciéis a vuestro hijo del resto de sus amigos, de esta manera, él se sentirá más integrado, no notará los cambios y asumirá más rápidamente, y mejor, la existencia de la dolencia.

Mantened una reunión con el tutor

Cuando empiece el colegio, vuestro hijo pasará la mayor parte del día en las instalaciones del centro educativo y el control de la diabetes tendrá que realizarlo allí. En la escuela, el tutor será la persona responsable de vuestro hijo, por ello, debéis hablar con él para informarle de que el niño está diagnosticado con diabetes.
No solo es necesario que conozca la situación de vuestro hijo, también debéis explicar al profesor o profesores las posibles situaciones que pueden darse y la manera de afrontarlas y así, si ocurre algún percance, el pequeño podrá ser atendido.

Un kit diabético, siempre uno en el colegio y otro en la mochila

Al pasar tantas horas allí, el niño tendrá que gestionar su diabetes durante el horario lectivo. Cada mañana, junto con el almuerzo y los libros, debéis meter en la mochila su kit diabético, que contenga las dosis de insulina necesarias, glucagón, lancetas y tiras radiactivas suficientes, para que pueda cuidar la enfermedad de la mejor forma posible.
En cuanto al colegio, lo aconsejable es que dispongan en su botiquín de todos los elementos necesarios para poder actuar ante una variación brusca de la glucosa, incluyendo glucagón correctamente refrigerado. Como no es obligatorio tenerlo, para que vuestro hijo pueda tener la mejor atención en un caso de urgencia, podéis entregarle al tutor uno para que lo guarde en clase.

Atención al comedor

Si el pequeño va a utilizar el servicio de comedor del colegio, debéis marcar este asunto con un punto rojo. Como sabéis, uno de los aspectos más importantes para controlar la diabetes es realizar un correcto conteo de los hidratos de carbono. Para hacerlo de una manera fácil y eficaz, hay que llevar una dieta sana, variada y equilibrada. Por eso, cuando empiece el curso escolar, hablad con el responsable del servicio para que sepa que vuestro hijo es diabético y, así, tenga en cuenta su dieta. Siempre será más fácil tenerla controlada si el niño lleva la comida de casa, de esta manera te aseguras de lo que va a comer cada día, sin sustos.

Puede hacer deporte

En clases de educación física o extraescolares, vuestro hijo practicará numerosas actividades deportivas. El pequeño podrá hacerlas igual que el resto de sus amigos, siempre y cuando lleve un buen control de la enfermedad y siga las indicaciones propuestas por el endocrino. Al igual que en el comedor o en clase, el profesor tiene que saber que el menor es diabético.

Atentos con las excursiones

Todos los colegios, en diferentes ocasiones del curso escolar, suelen preparar excursiones para fomentar la convivencia entre compañeros. El niño puede acudir a ellas perfectamente, eso si, es aconsejable realizar una preparación previa. Días antes de la salida, debéis mantener una reunión con los profesores para valorar el tipo de actividad y cómo adaptar el tratamiento de vuestro hijo a esa determinada actividad. Además, tendréis que incluir, junto con la comida, el kit diabético para que pueda gestionar la dolencia durante la excursión.

]]>