Ha llegado, aquí está, el día más tenebroso del año, donde, durante unas horas, las calles se llenan de pequeños monstruitos, trucos y tratos, historias terroríficas y muchos muchos dulces. Es por esto último por lo que muchos papis tienen pesadillas reales a lo largo de esta jornada fantasmagórica. Y nosotros, desde gluQUO, queremos dar una visión de tranquilidad, ideas útiles y prácticos tips para pasar el día sin sustos innecesarios.

Lo primero que debemos hacer es preparar el día de nuestros peques con un poquito más de atención que de costumbre. En días así pueden darse situaciones poco habituales, como el exceso de ejercicio de nuestros pequeños de tanto dar vueltas o las comidas "especiales". Por ello lo mejor es controlar la cantidad de CH que vayan a consumir durante el día, así como dejarles consumir algún tipo de chuchería con un grado de azúcar no muy elevado en los momentos donde la glucosa esté bajita.

En segundo lugar, prohibir la recogida de dulces a nuestros peques puede suponer un momento tenso hacia ellos y hacia su entorno. Para ello, lo mejor son los dulces sin azúcar y en cantidades muy controladas, equilibrados con dosis de insulina. En este caso, lo mejor es consultar al médico. Si vivimos en un vecindario pequeño y cercano aprovechemoslo para repartir entre nuestros vecinos dulces sin azúcar para que se los den a tu hijo/a y sus amigos cuando lleguen, no tendrás que preocuparte por el azúcar de tu peque y ahorrarás unos euritos a tus vecinos. ¡Todos felices!

Por último, queremos dar las alternativas a los dulces cotidianos de estas fiestas, que pueden servirnos de la misma manera para que nuestros peques tengan una velada normal, igual que la de sus amigos, en una noche tan especial para ellos:

1- Haz los dulces con ellos: preparar bollos, galletitas con formas escalofriantes o algún pastel con bajo índice de azúcar. Es un plan genial, donde controlamos perfectamente todos los ingredientes y como va a afectar a nuestros pequeños.Invita a sus amigos a casa, diabéticos o no, para que preparen los dulces con vosotros, así ellos también querrán comer lo mismo que tu hijo/a y así se sentirán aún más parte del grupo.

2- Intercámbiale sus caramelos por otros menos perjudiciales cuando llegue a casa, así no limitamos su actividad y el tiempo con sus amigos, pero le limitamos aquellos productos más agresivos para sus glucemias.

3- Chocolates sin azúcar como opción muy eficaz, aderezados con frutos secos para hacerlos más llamativos.

4- Prepararativos con ellos: Todos los artículos decorativos, los disfraces y adornos, la ambientación... Así no les daremos una visión de que Halloween no es una festividad para ellos, y que pueden disfrutar perfectamente del día y la noche de los No Vivos.

Y no olvidarnos de disfrutar este tipo de momentos con los verdaderos protagonistas, nuestros hijos e hijas, velando por que se diviertan en sociedad y nosotros con ellos.