Organizar nuestro menú a veces nos puede parecer un poco aburrido, pero ten por seguro que te va a ayudar mucho a mantener una dieta equilibrada y saludable que repercutirá positivamente en tu diabetes. Hoy te proponemos varios consejos para que organices tu menú semanal y así poder llevar una buena dieta para diabéticos. ¡Te lo contamos!

¿Por qué es necesario organizar un menú semanal?

Para un buen control de la diabetes, es necesario que llevemos a cabo una serie de pautas fundamentales para evitar que la enfermedad desemboque en otras dolencias mucho más graves. Junto al control de las glucemias, la práctica de ejercicio y el suministro de la medicación indicada, hay que llevar un exhaustivo conteo de los hidratos de carbono que ingerimos en cada una de nuestras comidas.

La manera más efectiva para gestionarlos adecuadamente es que elaboraremos una dieta para diabéticos sana, variada y equilibrada. De esta forma, sabremos qué carbohidratos vamos a consumir y en qué cantidades y, así, nuestros niveles de azúcar se mantendrán estables y no correremos peligro de sufrir una hipoglucemia o una hiperglucemia.

La dieta diabéticos tiene que ser variada, sana y equilibrada

Una alimentación sana es aquella que está compuesta por alimentos que reducen las posibilidades tener una complicación en nuestra salud, como problemas cardiovasculares o renales. Una alimentación sana es aquella que tiene variedad en los productos que se consumen, los vegetales, la fruta, la carne o el pescado, son algunos de los productos que tienen que aparecer en nuestra dieta semanal, porque no hay un alimento perfecto, siempre hay que preparar comidas donde se combinen todos los grupos alimenticios.

Además, también es muy importante que juguemos con todos los nutrientes para que consigamos estabilizar nuestros niveles de glucosa en los vasos sanguíneos de una manera mucho más fácil. La fibra, el potasio, el magnesio, el calcio y las vitaminas A, C y E son muy importantes para nuestro día a día.

Mejor en casa que en un restaurante

En muchas ocasiones, ya sea por obligación o por ocio, tenemos que comer fuera de casa, en restaurantes o bares. Bastantes diabéticos tenemos la duda de si podemos acudir a un restaurante con la asiduidad de cualquier otra persona. La respuesta es sencilla: sí, pero con control. Si por diferentes cuestiones nos vemos obligados a comer fuera, o si simplemente lo hacemos por gusto, tenemos que vigilar concienzudamente qué tipo de comida vamos a pedir.

Cuando cocinamos en casa, sabemos qué tipo de productos se han utilizado para cada elaboración; en cambio, cuando nos disponemos a comer en cualquier cafetería, bar o restaurante, no sabemos a ciencia cierta con qué materias primas han sido cocinados. Una mala información puede hacer que comamos más hidratos de carbono de los recomendados y que suframos una importante alteración en nuestros niveles de glucosa. Te recomiendo que siempre que vayas a comer o cenar fuera de casa, preguntes al camarero con qué productos se ha cocinado cada plato que quieras consumir.
Además, comer fuera de casa, muchas veces trastoca la dieta de diabéticos que tenemos que seguir, porque muchas veces es difícil llevar un control adecuado. Por ello, la mejor forma de tener un menú adecuado con el que gestionar la diabetes es comer la mayoría de días en nuestra casa.

Programa las comidas

Tener decidido con antelación la dieta para diabéticos que queremos seguir también es importante. No hay que esperar a decidirlo a último momento, aparte de que, seguro que faltan materias primas con las que cocinar, posiblemente repitamos comidas frecuentemente. Para evitar estos problemas, tenemos que intentar preparar una dieta semanal, aunque lo óptimo sería hacerla con un mes de antelación.

Aparte de planificar una dieta para un diabético, tenemos que controlar que, siempre que podamos, comamos a la misma hora. En el caso de que transcurran más horas de las habituales, entre una comida y otra, aumentan las posibilidades una bajada de azúcar. Para controlarlo, tenemos que aumentar las mediciones de glucosa y, si es baja, ingerir algo de azúcar de absorción rápida, como una chocolatina o algo de fruta.

Las legumbres nos ayudan a controlar las glucemias

Los alimentos leguminosos, como las lentejas, los garbanzos o las alubias, son un grupo de productos muy recomendable para las personas que padecemos de diabetes. Además, al contener hidratos de carbono de absorción lenta son muy nutritivos, reducen el apetito y son altamente ventajosas para nuestra diabetes.

Diferentes estudios recomiendan ingerir, por lo menos, 3 platos con legumbres a la semana para ayudar a que, las personas con diabetes tipo 2, puedan controlar sus niveles de azúcar en sangre, con lo que reducen considerablemente las posibilidades de sufrir un ataque cardiaco o accidentes cerebro vasculares. Además, consumir este grupo alimenticio en una dieta para diabéticos hace que se puede llegar a reducir la medicación por el bajo índice glucémico de estos alimentos.

Con gluQUO tu dieta para diabéticos será perfecta

Si quieres tener una dieta diabética buena que te ayude a gestionar tu diabetes correctamente, la mejor ayuda es gluQUO. Con la aplicación controlarás perfectamente tu dieta diaria y el conteo de los hidratos de carbono será mucho más fácil. Además, con gluQUO puedes llevar un control de tus glucemias o registrar el deporte practicado, entre otras herramientas.