¿Por qué aparece la nefropatía diabética?

La nefropatía es una enfermedad de los riñones que suele aparecer como consecuencia de la diabetes.

Independientemente de si somos diabéticos tipo 1 o 2, la nefropatía diabética afecta por igual y tienes las mismas posibilidades de manifestarse en el organismo.

Pese a que el siguiente paso de la nefropatía es la insuficiencia renal, no se tiene por qué llegar a ese paso. La nefropatía diabética es una enfermedad que avanza poco a poco y, detectada a tiempo y con un buen tratamiento, se puede detener su progresión.

Pero no nos alarmemos, la diabetes no tiene por qué implicar el desarrollo de la nefropatía diabética, sobre todo si estamos siguiendo el tratamiento adecuado ya que un mal control de la diabetes puede afectar a nuestros riñones.

Cuáles son las causas de la nefropatía diabética

Las nefronas son pequeñas estructuras que permiten al riñón filtrar los desechos de la sangre.
Cuando somos diabéticos, estas nefronas pueden cambiar su estado hacia el espesor y la cicatrización, de manera que serán menos capaces de filtrar los desechos de la sangre y eliminar los líquidos del organismo.
Realmente no existe una causa científica que certifique el desarrollo de la nefropatía, pero se considera que son los altos niveles de glucosa en sangre y la presión arterial las causas de la nefropatía diabética.

Además, existen otros factores específicos que podrían afectar al desarrollo de la nefropatía:

  • Ser hispano, americano o africano.
  • Tener un historial familiar con previas enfermedades renales.
  • Haber desarrollado la diabetes tipo 1 antes de los 20 años.
  • Ser fumador.
  • Padecer obesidad o sobrepeso.
  • Tener complicaciones oculares o daños nerviosos.

Síntomas de la nefropatía diabética

Cuando la nefropatía empieza a desarrollarse no se suelen apreciar síntomas ni dolores notables.
Los síntomas de la nefropatía comienzan a aparecer cuando nos encontramos en las últimas etapas de la enfermedad renal crónica. Estos síntomas podrían incluir:

  • Sensación de fatiga.
  • Sensación de malestar en todo el organismo.
  • Falta de apetito.
  • Dolores de cabeza fuertes y repentinos.
  • Picores y piel seca.
  • Mareos y vómitos.
  • Brazos y piernas hinchadas.

Ante estos síntomas no dudes en acudir a tu médico para realizarte los controles específicos que determinen si puedes estar desarrollando la nefropatía diabética.

Pruebas para conocer si padeces nefropatía diabética

Si somos diabéticos ya estaremos sometidos a varias pruebas anuales, más allá de los controles diarios de glucosa en sangre. Por lo que nuestro médico podrá detectar los signos de nefropatía pronto.
Algunas de las pruebas más comunes para detectar la nefropatía son:

Prueba de orina microalbuminuria

Esta prueba consiste en la realización de un análisis de orina con el objetivo de encontrar la presencia de la microalbuminuria en la micción.
De normal, la orina no contiene microalbumnuria, por lo que si esta prueba sale positiva querrá decir que tendremos algún problema relacionado con los riñones.

Análisis de sangre BUN

Este tipo de análisis en sangre va a determinar si en nuestra sangre existe la presencia de nitrógeno ureico y en qué niveles.
El nitrógeno ureico se forma en el organismo con la descomposición de la proteína. Si nuestro cuerpo recibe altos niveles de este componente en la sangre puede ser síntoma de una insuficiencia renal.

Biopsia de riñón

No suele ser una de las primeras opciones, pero puede ser un recurso para detectar la nefropatía diabética.
La biopsia de riñón es una pequeña intervención quirúrgica que consiste en extraer una pequeña muestra del riñón para evaluarlo en el laboratorio, y determinar si existe o no la enfermedad.

Análisis de creatinina sérica

Consiste en un análisis de sangre. El análisis de creatinina en suero mide los niveles de este elemento en la sangre.
Una de las funciones del riñón es eliminar la creatinina, por lo que tener altos niveles de creatinina significa que los riñones no están pudiendo realizar correctamente su función.

¿Hay tratamiento para la nefropatía diabética?

Al igual que la diabetes, la nefropatía no podemos curarla, pero sí frenar su avance y sus síntomas.
Los tratamientos existentes para este problema se centran en mantener los niveles de azúcar en sangre bajos, de manera que la presión arterial sea estable. Junto con los medicamentos, tu médico te aconsejará seguir una dieta saludable y hacer ejercicio todos los días.

Medicamentos para la nefropatía diabética

Tu doctor buscará estabilizar los niveles de glucosa. Para ello, lo normal es que te recete inhibidores de la ECA, bloqueadores de los receptores de angiotensina, o cualquier otro medicamento que mantenga la presión arterial baja.

Alimentación en la nefropatía diabética

Planificando nuestras comidas podemos conseguir que nuestros riñones no sufran en exceso. Para conseguirlo bastará con tener en cuenta una serie de parámetros:

  • Limita las proteínas.
  • Ingiere grasas saludables, pero limitando los aceites y ácidos grasos.
  • Reduce el consumo de sodio.
  • Limita el potasio.
  • Reduce el consumo de alimentos con fósforo.

Tu médico va a ayudarte a preparar la mejor rutina para tratar la nefropatía. Sigue estos consejos y las recomendaciones de tu médico para seguir disfrutando del día a día

]]>