Las personas diabéticas tenemos que seguir una serie de rutinas en nuestro día a día que nos permitan preocuparnos lo menos posible por nuestra enfermedad. Entre ellas, el control de la glucosa en sangre.

Tener el control de azúcar en sangre es lo que nos va a permitir controlar la diabetes. Con esta prueba diaria seremos capaces de conocer los niveles de glucosa en sangre y, lo más importante, saber si éstos son los adecuados.

A la hora de medir la glucosa en sangre, tienes que tener en cuenta una serie de aspectos. Sigue leyendo y entérate con gluQUO de todos ellos.

Cómo realizar el control de glucosa en sangre

Realizar el control de la glucosa va a permitirnos estar tranquilos respecto a los niveles de azúcar en sangre de nuestro organismo.

Pasos a seguir para controlar nuestro nivel de glucosa en sangre

Para llevar a cabo esta prueba, hay que seguir estos sencillos pasos:

  1. Lávate las manos y agítalas hasta que estén calientes.
  2. Pincha en la yema de tu dedo. Debe ser en la parte lateral de la yema y no en el centro.
  3. Extrae la muestra de sangre y recógela con la tirita.
  4. Coloca la tirita en el aparato medidor de glucosa.
  5. Espera a que te muestre el resultado.
  6. Apúntalo para que quede registrado.

En función del tipo de diabetes, el control de glucosa lo realizaremos en diferentes ocasiones del día.

  • Diabetes tipo 1: deberás realizarlo unas 5 veces al día.
  • Diabetes tipo 2: con una vez al día será suficiente. En este caso, debemos realizar el análisis previo o posteriormente a la ingesta de algún alimento.

Análisis de glucosa en sangre: qué me aportan los datos

Los datos del análisis de glucosa en sangre nos permite conocer cómo está funcionando nuestro tratamiento y cuidados para la diabetes.

Si el resultado del análisis no es el que esperábamos, no puede llevarnos a la frustración. Hay que tomárselo con tranquilidad. Simplemente, debemos interpretarlo como que debemos modificar pequeños hábitos de nuestra rutina.

¿Qué aspectos influyen en nuestro nivel de glucosa en sangre?

Más allá del grupo de diabetes al que pertenezcas, nuestro nivel de glucosa en sangre variará en función de varios patrones:

  • La edad
  • El tiempo que hace que somos diabéticos
  • La presencia de la comorbilidad
  • Las complicaciones microvasculares
  • La hipoglucemia
  • Aspectos individuales de cada persona

Pese a las características individuales de cada uno, generalmente no deberemos sobrepasar:

  • Antes de las comidas. Los índices de azúcar en sangre que podremos contemplar serán entre 80 y 130 mg/dl.
  • Después de comer (2 horas). El nivel de azúcar en sangre no podrá superar los 180 mg/dl. Consejos para obtener el nivel de glucosa adecuado

Además de seguir las instrucciones básicas para llevar a cabo el control del azúcar en sangre, es necesario conocer algunos apuntes para garantizar nuestra seguridad y comodidad al hacernos la prueba. Entre ellos, destacan:

  • Conocer cuál es nuestro nivel de glucosa en sangre máximo.
  • Tomar las precauciones necesarias a la hora de tratar con sangre.
  • Emplear las técnicas asépticas necesarias, es decir, cuida la higiene a la hora de realizar el análisis.
  • Tras el pequeño pinchazo, presionar la zona con una gasa y alcohol.

También puede darse el caso que no consigamos extraer sangre. En ese caso, debemos probar las siguientes técnicas:

  • Deja que tus manos cuelguen por debajo de la cintura durante un par de minutos.
  • Coloca las manos en un recipiente con agua fría mientras las frotamos.
  • Sujeta firmemente la yema del dedo y aprietala durante 5 segundos.
  • Colocar la mano sobre una superficie firme. De esta manera, conseguiremos que el dedo se mantenga estable y no se mueva a la hora de realizar el análisis.

Aplicando estas técnicas correctamente, no únicamente conseguiremos extraer la muestra correctamente, sino que evitaremos cualquier tipo de infección durante el análisis de glucosa en sangre.

Otro modo de conocer cuáles son los niveles de azúcar en nuestro cuerpo son los controles de glucosa en orina.

Los análisis de la glucosa en la orina no son tan efectivos como los controles en sangre. Por eso, solo debemos recurrir a ellos en el caso de no poder realizar el análisis mediante la sangre.

En el caso de querer controlar las cetonas, sí es necesario el control a través de la orina. Es decir, controlar en qué momento no estamos produciendo insulina y nuestro cuerpo está recurriendo a la grasa como fuente de energía ante la carencia de glucosa.

Espero que estos consejos te hayan servido de ayuda y que los controles de glucosa en sangre ahora te sean más sencillos, cómodos y rápidos. Seguro que ya sabes lo importante que es para nosotros no dejar de lado esta prueba que, como ves, sólo nos quitará un par de minutos de nuestro tiempo.