Tenemos claro que existen muchos factores que influyen directamente en nuestras glucemias, pero ¿el estrés o nuestro estado de ánimo puede producirnos diabetes?Hoy os aclaramos qué es la diabetes emocional y cómo se produce.

Tipos de diabetes

La diabetes se puede categorizar en tres tipos. La diabetes tipo 1, o insulinodependiente; diabetes tipo 2, o diabetes de adulto y diabetes gestacional, o de la embarazada.
Médicamente solo existen estos tres tipos de diabetes mellitus, que se diagnostican teniendo en cuenta sus características.

Aunque existe la creencia de que existe otra tipología de diabetes, denominada diabetes emocional, no es del todo correcto. ¡Sigue leyendo porque te lo explicamos!

Diabetes emocional

Nuestro cuerpo funciona con un complejo sistema hormonal, que afecta a nuestro día a día y a enfermedades crónicas como la diabetes. De hecho, el estrés o las emociones intensas hacen que nuestro cuerpo libere hormonas o aumente los niveles de algunas sustancias.

Por ejemplo, cuando estamos estresados, nuestro organismo comienza a producir sustancias como el cortisol o la adrenalina. Cuando vivimos un periodo emocionalmente intenso, nuestro cerebro prepara al organismo para responder de una forma rápida y eficaz son la segregación de estas sustancias.
ojo Sin embargo, la liberación de estas hormonas debería ser durante un periodo corto de tiempo y activarse solo en casos puntuales. De no ser así, todo nuestro sistema hormonal puede verse afectado negativamente.

Una mayor liberación de cortisol y adrenalina estimulan el hígado, de tal forma que este libera glucosa de sus reservas, haciendo que los niveles en sangre aumenten.

La diabetes emocional, como tal no existe, pero en la actualidad hay evidencias científicas que demuestran que las emociones tienen un efecto directo sobre el organismo y sobre los niveles de glucosa en sangre. Por ello, los diabéticos tenemos que tener especial cuidado con nuestro estado de ánimo, evitando las situaciones prolongadas de estrés, porque afectan directamente a la gestión y control diario de nuestra diabetes.

En este sentido, la salud emocional tiene una relación directa y bidireccional con la diabetes. Cuando nuestro nivel emocional es positivo, es más fácil controlar nuestras glucemias; pero las mociones negativas, como la ira o la tristeza, interfieren negativamente en el control de la enfermedad.
patinadores

¿Cómo gestionar mis emociones para que no afecten a mi diabetes?

Como os contamos, las emociones afectan directamente al control de la diabetes. Es por ello, que tenemos que aprender manejarlas para que, por ejemplo, el estrés o la tristeza no se vuelvan crónicas.

Existen algunos momentos en la vida de los que somos diabéticos que puede ser especialmente complicados, como cuando se nos diagnostica y debutamos como diabéticos, o cuando un diabético tipo 2 comienza a necesitar insulina.

Nosotros tenemos que ser los primeros en ser capaces de desarrollar y mantener una actitud positiva. Una mentalidad optimista va a hacer que la gestión de la diabetes sea más fácil y llevadera. En cualquier caso, si detectas que la situación se complica, que no sabes controlar tus emociones y que estas están afectando negativamente a tu diabetes, no tengas miedo de pedir ayuda.

En las asociaciones, tu educador en diabetes, el endocrino o incluso tu familia y amigos sabrán brindarte el apoyo y el empujón que necesites para tornar a positivo. Recuerda que los diabéticos podemos llevar una vida perfectamente normal, podemos cumplir todos nuestros sueños, y que una buena gestión diaria de la diabetes es la clave para lograrlo.

Así que, ya sabes, no dejes que la diabetes emocional se cuele en tu vida y cuida de ti y de tu diabetes ¡Sonríele a la vida!