Cuando se nos detecta ciertas irregularidades en cuanto a la producción y asimilación de la glucosa, se realizan las pruebas necesarias para determinar si padecemos o no diabetes.

En el caso de ser positivo el resultado y, ser diabéticos, son una serie de hábitos de vida los que debemos modificar para garantizar un estado de salud adecuado: alimentación, ejercicio, medicamentos…

Si nos detectan como diabetes tipo 2, uno de los tratamientos que el médico nos recetará será la metformina. Éste, se encarga de contrarrestar los niveles de glucosa en sangre, dado que se trata de un medicamento antihiperglucémico.

Pese a ser un tratamiento recurrente en la diabetes, hay personas que la toman sin ser diabéticos. En el artículo de hoy, en QUO Health, explicaremos qué pasa si se toma metformina sin ser diabético.

La metformina como tratamiento para bajar de peso

Perder peso es la principal razón por la que se consume la metformina.

Sin embargo, pocas personas saben qué pasa si se toma metformina sin ser diabético y sus efectos para el organismo.

La metformina es una medicamentos que puede ayudar a perder peso a ciertas personas, pero no es un tratamiento que actúe de forma inmediata sobre el organismo. Si no que puede que pase entre 1 - 2 años para que se produzca de forma gradual y apreciable. En kilos, lo que pasa si se toma metformina sin ser diabético es que conseguirás perder entre 1’5 y 3 kilos.

Si se quiere perder peso con el consumo de la metformina, has de saber que con el ejercicio será más fácil conseguir este beneficio. Aún así no todos pierden kilos y, solo lo único que puede pasar si tomas metformina sin tener diabetes es que no aumentarás el peso.

Tanto para consumir metformina durante la diabetes o la prediabetes, como si tu objetivo es perder peso, solo tu médico te la podrá recetar y te indicará las dosis de consumo adecuadas.

Qué pasa si tomo metformina sin tener diabetes: otras consecuencias

Aunque la metformina si se toma sin ser diabético suele buscar el adelgazamiento, son otras las formas de actuar de este medicamento sobre el organismo. Por ello, es importante que conozcas qué pasa si tomo metformina sin tener diabetes, para que decidas si quieres consumirla o no.

Disminuye la producción de la glucosa hepática

Una de las consecuencias que pasa si se toma metformina sin ser diabético es que los niveles de azúcar creados por el hígado disminuyen.

Si no se ha ingerido ningún tipo de alimento durante un tiempo determinado y se carece de azúcar en sangre, el hígado se encarga de generarlo. Como consecuencia, el azúcar se almacena como grasa, siendo negativo para el cuerpo.

Lo que pasa si tomo metformina sin tener diabetes y estoy en esta situación es que se disminuye la cantidad de glucosa liberada por el hígado y se evita la acumulación de grasa en el organismo.

Disminuye la sensación del apetito

Otra de las consecuencias que pasa si se toma metformina sin ser diabético es que se puede llegar a perder el apetito.

Pese a que no existen investigaciones que desarrollen el por qué de este efecto, lo cierto es que la metformina promueve la sensación de saciedad y, por tanto, que te sientas lleno por más tiempo.

Ten en cuenta que si estás más tiempo sin comer, es probable que pierdas peso.

Favorece la resistencia a la insulina

Consumir la metformina genera una mayor sensibilidad a la insulina, dado que favorece al organismo el uso de la glucosa en la sangre.

Este proceso que se lleva a cabo reduce la liberación del glucagón y la glucogénesis, lo que aumenta los niveles de azúcar en sangre.

Dado que la metformina se encarga de ayudar al organismo a utilizar el azúcar en vez de utilizarlo, otra de las cosas que pasa si tomas metformina sin tener diabetes es que el cuerpo creará y almacenará menos cantidades de grasa.

Qué pasa si se toma metformina sin ser diabético: efectos secundarios

No solo la pérdida de peso y otra serie de beneficios es lo que te puede pasar si tomas metformina sin ser diabético, también pueden surgir una serie de efectos secundarios relacionados con la medicación.

Es importante que sepas qué pasa si tomas metformina sin tener diabetes ya que son diversos los efectos negativos gastrointestinales que pueden aparecer. Entre ellos:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea

En ocasiones, estos problemas son puntuales y leves. Sin embargo, si se prolongan en el tiempo, será necesario acudir a tu médico para que considere si la metformina es un buen tratamiento para ti o no.

Ahora que ya sabes qué pasa si se toma metformina sin ser diabético, eres tú quien decide qué hacer. Si tu objetivo es la pérdida de peso, desde QUO Health te recomendamos seguir unos hábitos saludables basados en una correcta alimentación y la actividad física para conseguirlo