Al ser diagnosticados con algún tipo de diabetes mellitus, nuestro médico nos indicará una serie de hábitos, dietas y tratamientos que tendremos que tener en cuenta para estabilizar nuestros niveles de azúcar en sangre y llevar la mejor vida posible.Entre los tratamientos rutinarios que deberemos seguir suele incluirse la insulina. Como ya sabes, uno de los síntomas de la diabetes es que nuestro cuerpo no es capaz de producir o asimilar la insulina del cuerpo. Por lo tanto, tendremos que administrarla nosotros mismos de forma artificial. La administración de la insulina es uno de los puntos clave en nuestro tratamiento y si se nos olvida, puede conllevar una serie de consecuencias negativas para nuestro organismo. Conoce en el siguiente artículo qué pasa si un diabético no se inyecta insulina y cómo puede afectar al desarrollo de la diabetes.

Causas frecuentes por las que no se administra la insulina

No administrarse la insulina no tiene por qué ser un síntoma de dejadez o de indiferencia ante el tratamiento de la diabetes. En ocasiones, no administrarse la insulina puede hacernos sentir mal.
Las causas por las que una persona diabética no se administra la insulina son diversas. Entre las más comunes se encuentran:

  • Haberse olvidado del momento de la inyección.
  • Haberse quedado dormido.
  • Estar fuera de casa y no disponer del kit de inyección en ese momento.
  • Haberse quedado sin insulina.
  • Tener miedo a las agujas y no poder administrarse la dosis solo.
  • Ser principiante y no estar todavía acostumbrado a la rutina.

Si has olvidado administrar tu dosis y no sabes qué pasa si un diabético no se inyecta insulina, no recurras a inyectártela en ese momento, ya que puede provocar peores consecuencias en tu organismo. En ese caso, contacta con tu médico y será él quien te dé las pautas a seguir en función de tu situación y las dosis que hayas olvidado tomar.

¿Qué pasa si olvidamos la insulina?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta si se nos olvida administrarnos la insulina es no entrar en pánico, sobre todo si hace poco que nos han detectado diabetes y nos encontramos en la fase inicial del tratamiento. A pesar que la insulina es fundamental para los diabéticos, pensar en qué pasa si un diabético no se inyecta insulina puede afectarnos de manera psicológica y acabar agravando los síntomas.
Si se nos ha olvidado administrarnos la insulina tras la comida, nuestros niveles de azúcar en sangre subirán por encima de los normal. Y ante esta situación hay diversas formas de actuar:

  • Si es la primera vez que te sucede y hace poco que deberías haberte administrado la insulina, no te preocupes, póntela en ese mismo instante. Con esto sería suficiente para que hiciera efecto y el organismo controlara el azúcar en la sangre.
  • Si te has saltado más de una dosis y te das cuenta, no te administres la insulina pertinente. En este caso, deberás contactar con tu médico para que te diga cuál es la mejor opción.
  • Si esta situación se repite en diferentes ocasiones y de forma constante tendrás que consultarlo con tu médico.

En las dos últimas situaciones lo más probable es que los niveles de azúcar en sangre hayan aumentado de forma excesiva. Para tratarlo, tu médico te administrará o bien una inyección de insulina de absorción rápida, o una inyección intramuscular. El objetivo de ambos tratamientos es frenar los efectos de las subidas de azúcar y estabilizar los niveles de glucosa en el organismo.

¿Qué puede provocar la falta de insulina en el cuerpo?

Saber qué pasa si un diabético no se inyecta insulina te puede ayudar a detectarlo en caso de no saber si te has puesto o no la dosis pertinente.
La principal consecuencia de la falta de insulina en el cuerpo es la hiperglucemia. Es decir, el exceso de azúcar en la sangre. Como consecuencia a la hiperglucemia, los problemas que pueden surgir en el organismo son:

  • Menor resistencia a infecciones en la vista.
  • Aumento de las probabilidades de la aparición de daños en los riñones.
  • Posibles problemas de corazón.

Para conocer si estamos en una situación de hiperglucemia y, por tanto, es probable que se nos haya pasado administrar la dosis de insulina, nuestro organismo presentará los siguientes síntomas:

  • Sensación constante de sed.
  • Visión borrosa.
  • Sequedad en la piel.
  • Sensación constante de cansancio.
  • Ganas de miccionar constantemente.

No olvides cómo gestionar la hiperglucemia cuando presentes estos síntomas. Ahora ya conoces la importancia del tratamiento y qué pasa si un diabético no se inyecta insulina. Si quieres seguir tus niveles de insulina al momento, así como el resto de aspectos de la diabetes (alimentación, análisis, tratamientos…), la app gluQUO va a permitirte tener estos datos en tiempo real. ¡Descárgala y empieza a beneficiarte de sus funcionalidades!