Los diabéticos, para poder gestionar correctamente nuestra enfermedad, tenemos que llevar una dieta equilibrada y sana para controlar nuestras variaciones de azúcar en sangre. Entre todos los grupos de alimentos, están los carbohidratos. Estos nutrientes, junto con las proteínas y las grasas, nos proporcionan la suficiente energía que nuestro cuerpo necesita, pero también afectan a los niveles de glucosa en nuestros vasos sanguíneos. Los hidratos de carbono están agrupados en dos familias que afectan de una manera diferente a nuestra diabetes, ¡te lo contamos!

Carbohidratos simples

Este grupo, también conocido como monosacáridos o azúcares simples, se caracteriza por estar formado por una única molécula que no puede ser descompuesta por la acción del agua, un ácido o un fermento.

Este tipo de hidratos de carbono se digieren y absorben de una forma rápida en el organismo, lo que hace que nuestros niveles de azúcar en sangre se eleven de una manera brusca. Este tipo de carbohidratos lo conforman la fructosa (frutas), galactosa y lactosa (productos lácteos), sacarosa (azúcar de mesa) y maltosa (verduras).
Además, este tipo de carbohidratos son muy necesarios cuando sufrimos una bajada de azúcar, es decir, una hipoglucemia. La rápida absorción nos permite aumentar el nivel de glucosa en sangre y, con ello, regular nuestra descompensación de azúcar. Pero que no te dé por comerte un trozo de brócoli para salir de una hipoglucemia, apuesta por terrones de azúcar o un poco de Coca Cola, como hasta ahora.

Carbohidratos complejos

Estos hidratos de carbono están formados por varios monosacáridos, que pueden ser degradados a varios azúcares simples. A diferencia de los simples, nuestro organismo los va absorbiendo de una manera lenta y los niveles de glucosa en nuestro cuerpo se mantienen estables.

Esta familia se encuentra formada, principalmente, por la celulosa (plantas y cereales integrales), la hemicelulosa (verduras, frutas, harinas integrales y legumbres) y el almidón (tubérculos).

¿Qué alimentos contienen hidratos de carbono?

Los diabéticos, a la hora de planificar nuestro calendario de comidas, es importante que sepamos qué alimentos contienen carbohidratos para poder ingerirlos de una manera adecuada y que estos no afecten negativamente a nuestros niveles de azúcar en sangre. Por grupos de alimentos, estos son aquellos productos que contienen hidratos de carbono.

Cereales: El arroz, el trigo, el maíz o la avena cuentan con una gran carga de carbohidratos de absorción lenta.

Pastas: Macarrones, espaguetis o tallarines tienen carbohidratos complejos, por lo que se digieren y absorben lentamente. Pero cuidado con las cantidades, la pasta puede hacer que nos suba mucho el azúcar, elige siempre que puedas pastas integrales. Legumbres: Más de la mitad de su composición son hidratos de carbono, hemicelulosa, por lo que se digieren lentamente y son una gran fuente de energía para nuestro organismo.

Tubérculos: El más conocido y consumido es la patata que está formada principalmente por tres cuartos de almidón. Este producto, se digiere lentamente y nos elimina la sensación de hambre. Recuerda, mejor cocida o al horno, no frita, las grasas transgenicas provenientes del aceite frito no nos vienen nada bien, ni a los diabéticos ni a nadie.

Azúcar: La caña de azúcar, la remolacha o la miel. Este grupo compone la segunda fuente más abundante de carbohidratos, al ser simples su absorción en rápida y los niveles de glucosa varían rápidamente.

Frutas y verduras: Las frutas nos proporcionan fructosa, un carbohidrato simple, pero en bajas cantidades y con una absorción rápida. Las verduras, en cambio, dependiendo del vegetal del que se trate pueden digerirse de una manera rápida o lenta. Leche y derivados, como la mantequilla o el queso: Está formados por una gran proporción de lactosa, un tipo de azúcar que se asimila rápidamente.

Los diabéticos, ¿cómo tenemos que consumir los carbohidratos?

Como os hemos contado, los hidratos de carbono, aparte de energía, nos proporcionan azúcar a nuestro organismo, que hace que nuestras glucemias varíen mucho. Sois muchos los que podéis llegar a pensar que, si eliminamos los carbohidratos, la glucosa en los vasos sanguíneos se regularía, pero ese pensamiento es muy erroneo. Es recomendable saber que, para poder tener una dieta sana y equilibrada, se necesita la contribución de los hidratos de carbono. Lo importante es llevar un conteo adecuado de los carbohidratos. La glucosa es nuestra gasolina, simplemente se trata de saber de dónde proviene la glucosa que no va a descontrolarme las glucemias.
Normalmente, un organismo suele necesitar como mínimo unos 120-130 gramos de carbohidratos para mantener las funciones vitales. El número máximo recomendable de hidratos de carbono nos lo marca el endocrino, ya que depende de diferentes variables como la edad, el sexo, el peso o la cantidad de ejercicio físico realizado.

Controla la ingesta de hidratos de carbono

Si quieres tener un control adecuado de los hidratos de carbono que consumes en cada comida, es importante que lleves una dieta variada y equilibrada. Para ayudarnos en este proceso, gluQUO nos permite conocer que alimentos hemos comido, en que cantidad y como afectaron a nuestras glucemias. De esta manera, la gestión de nuestras glucemias será mucho más sencilla. No esperes y ¡descárgatela!