Ser diabético implica que estamos más expuestos a las alteraciones producidas en los niveles de azúcar en sangre de nuestro organismo.

Padecer episodios de hiperglucemia y/o hipoglucemia es algo que debemos tener en cuenta y que tenemos que tratar de evitar a través de una serie de hábitos saludables como el deporte o la alimentación, entre otros.

A la hora de introducir alimentos en nuestra dieta, el consumo de azúcar ha de estar totalmente controlado para evitar descompensaciones en los niveles de glucosa, y así reducir riesgos innecesarios.

En el artículo de hoy, desde QUO Health te hablamos de la relación entre sacarosa y diabetes y por qué la sacarosa afecta a los diabéticos si no se controla su consumo.

¿La sacarosa es apta para diabéticos?

Tenemos que ser conscientes que la sacarosa es apta para diabéticos, siempre y cuando se tenga muy en cuenta su consumo para evitar riesgos innecesarios.

El consumo desmedido de productos ricos en azúcar hará cierta la afirmación de que la sacarosa es mala para los diabéticos, convirtiéndose en un veneno de acción lenta para el organismo.

Las razones por las que la relación sacarosa y diabetes puede traducirse en contratiempos son:

  • La sacarosa afecta a los diabéticos cuando se consumen grandes cantidades de ésta a través de los alimentos. Y es que los niveles altos de azúcar repercuten sobre la capacidad de producir insulina por parte del páncreas.

  • Por otra parte, la relación de diabetes y sacarosa llevada al extremo, conducirá a un endurecimiento de los vasos sanguíneos, es decir, la aterosclerosis.

Es cierto que la sacarosa en exceso es mala para los diabéticos y que puede afectar a todo el cuerpo. Sin embargo, de una relación incorrecta entre sacarosa y diabetes, son los vasos sanguíneos los principales afectados, llegando a causar problemas como:

  • Problemas de visión que pueden conducir a la ceguera.
  • Aumento del riesgo de padecer infecciones.
  • Disfunción eréctil.
  • Neuropatía diabética.
  • Ataques al corazón.
  • Mala circulación de la sangre en las extremidades.
  • Insuficiencia renal.
  • Cicatrización de heridas lenta.

Para que los diabéticos puedan comer sacarosa se tiene que llevar un control de lo que se come y no superar los siguientes niveles de azúcar en sangre:

  • De 70 a 130 mg/dL antes de realizar cualquier comida.
  • Por debajo de los 180 mg/dL después de las comidas.

Tipos de azúcar y cómo afectan a la diabetes

La sacarosa la pueden tomar los diabéticos teniendo en cuenta las diferentes fuentes de azúcar que puedes encontrar. Es importante conocerlas, dado que al ser el azúcar una forma de hidratos de carbono, su actuación sobre los niveles de glucosa puede ser rápida.

Las diferentes formas en las que podemos encontrarnos el azúcar y, por tanto, tener en cuenta la relación entre sacarosa y diabetes son:

  • Azúcar natural. Es el que encontramos en los alimentos por sus propias propiedades, como son la miel o la fruta. En el caso de la fructosa para diabéticos, puede ser beneficiosa siempre y cuando se consuman las frutas adecuadas para diabéticos.

    El consumo controlado del azúcar natural puede evitar que se creen descompensaciones en los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos.

  • Azúcares añadidos. Es el azúcar agregado a otros alimentos, como podría ser a los cereales, a las galletas… Este tipo de azúcar es el que se agrega a los alimentos procesados.



    Abusar de los azúcares añadidos en tus comidas implicará un mayor riesgo de problemas relacionados con la hiperglucemia.

En el caso de los azúcares naturales, las cantidades recomendadas serán mayores al resto de tipos de azúcar. Sin embargo, para que la sacarosa para diabéticos sea apta, no se debe abusar de su consumo.

Diabetes y sacarosa: cómo consumirla

El azúcar como tal, es un ingrediente muy peligroso para los diabéticos. Por lo tanto, a la hora de consumir la sacarosa, se deben buscar alternativas saludables para que el organismo no se vea perjudicado.

Los diabéticos pueden consumir sacarosa y reducir sus inconvenientes cuando se consume mediante:

Stevia

La relación sacarosa y diabetes puede ser positiva con el consumo de la Stevia. Y es que este ingrediente es bajo en calorías y se encarga de aumentar la tolerancia a la glucosa. Además, la sacarosa la pueden tomar los diabéticos a través de la Stevia porque:

  • Favorece la producción de insulina.
  • Repercute sobre el correcto efecto de la insulina.
  • Los niveles de azúcar en sangre se normalizan.

Tagatosa

Es otra de las formas en las que la sacarosa es apta para diabéticos. Entre los beneficios que se llegan a asociar con este ingrediente están:

  • Interviene en la absorción de los carbohidratos.
  • Ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre.
  • Es un edulcorante con propiedades que reducen el riesgo de sufrir diabetes y obesidad.

Ahora que conoces la relación entre sacarosa y diabetes y sabes cómo hacer que el consumo de azúcar sea el adecuado, es el momento de disfrutar. Recuerda que con gluQUO, la app para diabéticos, podrás tener el control de tus niveles de glucosa en sangre en todo momento. De esta manera, disfrutar de día a día será mucho más fácil.